El presidente de la CNMC, José María Marín Quemada.

El presidente de la CNMC, José María Marín Quemada. Pedro Puentes / EFE

Medios

Competencia acelera el expediente al duopolio televisivo y prevé resolverlo en seis meses

Según José María Marín Quemada “se ha acelerado mucho el procedimiento de instrucción”.

Arturo Criado Fernando Cano

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) avanza con paso firme en las investigaciones que lleva a cabo contra el duopolio televisivo de Mediaset y Atresmedia, en el marco del expediente abierto por colusión en el mercado publicitario.

Según el presidente de la CNMC, José María Marín Quemada, el expediente está bastante avanzado porque “se ha acelerado mucho el procedimiento de instrucción”, con el objetivo de poder resolverlo cuanto antes. De hecho, ha confirmado la información avanzada por EL ESPAÑOL, por el que el expediente podría resolverse antes de finales de año.

“Confío en que tengamos noticias de aquí a seis meses como mucho”, dijo el máximo responsable de Competencia durante su intervención en un curso de la APIE en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) celebrado este viernes. De esta manera, para finales de año estaría encima de la mesa la sanción que se impondría a Mediaset y Atresmedia por vulnerar el artículo 1 de la Ley de la Competencia (LDC) y el artículo 101 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUC).

Expediente abierto en febrero

La CNMC abrió de oficio el expediente a Mediaset y Atremedia en febrero indicando que los dos grupos televisivos podrían "dificultar injustificadamente la entrada y expansión de terceros operadores en el mercado de la publicidad televisiva en España". Condiciones "en las que se contienen obligaciones que podrían ser contrarias al buen funcionamiento del mercado".

El regulador cree que estos dos grupos audiovisuales exigen a los anunciantes y las agencias de medios el cumplimiento de cuotas relativas de inversión publicitaria en sus respectivas televisiones y que, además, fuerzan la contratación conjunta de publicidad en sus distintos canales de televisión, a través de la emisión en varias cadenas a la vez (simulcast) de la mayoría de las campañas publicitarias y de la vinculación de paquetes comerciales.

Unas sospechas que han confirmado anunciantes y agencias de medios, según la información publicada por EL ESPAÑOL. En el marco de esta investigación, la CNMC envió hace poco más de dos meses decenas de cuestionarios a la mayoría de las empresas del Ibex 35, así como a multinacionales del consumo, la tecnología, la distribución y la alimentación. También se remitieron a todas las grandes agencias de medios.

Alegaciones de Mediaset y Atresmedia

Durante estas últimas semanas, estos testimonios ya han sido remitidos al regulador para incorporarse al expediente abierto contra los dos gigantes audiovisuales. Y en ellos, los anunciantes y parte de las agencias de medios confirman la totalidad de la existencia de estas cuestionadas prácticas.

Dentro del proceso de investigación también se deben incluir las alegaciones de las dos cadenas investigadas. Las dos televisiones negarán la existencia del duopolio ya que atribuyen la actual composición del mercado a una situación normal que no afecta la competencia. Además aportarán como pruebas el comportamiento de mercados similares en el resto del entorno europeo.

Pese a ello, en el sector hay coincidencia en que lo tienen difícil para librarse de la sanción, más aún considerando los antecedentes aportados por los anunciantes y empresas de medios. Las fuentes jurídicas consultadas indican que el regulador tiene argumentos para aplicar las sanciones más elevadas, es decir, de hasta el 10% de su facturación anual. En este supuesto, y según sus últimos resultados, cada uno de los grupos debería pagar hasta 100 millones de euros, 200 millones en total.

Indemnizaciones de 4.700 millones

No obstante, lo peor para Mediaset y Atresmedia es la avalancha de demandas que podrían venir en su contra exigiendo daños y perjuicios por la existencia del duopolio televisivo que constataría automáticamente la sentencia de la CNMC. En el sector se calcula que se podrían exigir indemnizaciones por valor de 4.700 millones de euros, si el expediente demuestra que se manipuló el mercado publicitario.

Las televisiones podrían demandar en montantes equivalentes al dinero que han dejado de ingresar durante la existencia del duopolio televisivo. Una indemnización que podría exigir cualquier cadena de televisión -autonómica, local y nacional- que haya visto reducidos sus ingresos publicitarios por la existencia del duopolio.

La sentencia se podría recurrir

Frente a esta situación, la única arma del duopolio sería dilatar el proceso en tribunales y recurrir la sentencia. Atresmedia se ha reforzado con el fichaje de un conocido despacho de abogados de Madrid especializado en Competencia, mientras que Mediaset ha confiado en su equipo propio, aunque ha destinado un importante contingente de efectivos a este caso.

Y es que el objetivo es dilatar todo lo posible el proceso, primero ralentizando la actuación de la CNMC en el expediente y luego -si se falla en su contra- recurrir la sentencia en todas las instancias posibles. Esto abocaría a una larga batalla legal, primero en la Audiencia Nacional y posteriormente en el Tribunal Supremo.

El tiempo de tramitación de los recursos presentados contra las sentencias de Competencia oscila entre los dos y tres años en cada una de las instancias. Por tanto, estaríamos hablando de un periodo mínimo de tres o cuatro años entre los dos procesos, si es que los recursos se mueven con rapidez en los tribunales. Y las indemnizaciones sólo se podrían pedir con una sentencia en firme.