José Manuel Lara García-Píriz, primogénito del empresario y editor de Planeta José Manuel Lara Bosch.

José Manuel Lara García-Píriz, primogénito del empresario y editor de Planeta José Manuel Lara Bosch. Efe

Medios EDITORIALES

El Banco Sabadell se queda con el edificio de Planeta tras la renuncia de Lara García al consejo

La entidad financiera se ha quedado con el edificio histórico del grupo en Avenida Diagonal como parte del proceso de desinversiones de la sociedad patrimonial de los Lara.

José Manuel Lara García ha formalizado su renuncia al consejo de administración del Banco Sabadell en la reunión del organismo realizada este jueves en Alicante. Según ha confirmado EL ESPAÑOL, en el encuentro se aprobó además la cesión del edificio histórico del grupo Planeta ubicado en la Avenida Diagonal.

La operación, que fue adelantada por este periódico, tiene como objetivo buscar liquidez para que Inversiones Hemisferio, la patrimonial de los Lara, y evitar que entre en suspensión de pagos. Planeta alquila este edificio a Hemisferio que a su vez es el principal accionista del grupo editorial y de Atresmedia.

La renuncia de Lara García se produjo porque no estaba de acuerdo con la decisión tomada por la familia Lara para aliviar las deficitarias cuentas de la editorial. Lara García fue cesado de su cargo de consejero delegado de Planeta en marzo y semanas después fue apartado del consejo de administración de Atresmedia, por diferencias en la gestión de la compañía con el presidente del grupo José Creuheras.

Paquete de rescate a Inversiones Hemisferio

Fuentes cercanas a la operación han confirmado a este diario que esta cesión del inmueble se enmarca en un proceso de refinanciación de la patrimonial de la familia Lara, un puzzle en el que el histórico edificio es solo una de las piezas. Los Lara se quedan ahora sin representación en el consejo ya que nadie sustituirá a Lara García en este organismo del banco catalán. 

Al cierre de 2016 -últimas cuentas presentadas al Registro Mercantil-, Inversiones Hemisferio presentó una deuda total de 688,7 millones (295,9 a corto plazo y 392,8 a largo plazo), aunque las fuentes consultadas indican que esta cifra habría crecido sobre los 700 millones al final de 2017.

Una situación que ha generado que la sociedad haya entrado en fondo de maniobra negativo. Esto significa que, al cierre del 31 de diciembre de 2017, se encuentra en situación de desequilibrio financiero, lo que podría llevarla a suspensión de pagos -y eventualmente a un concurso de acreedores- si este equilibrio no se restablece en los próximos meses.

Inversión de 680 millones de Hemisferio en Sabadell

Esta deuda se ha generado casi exclusivamente por la ruinosa inversión de Hemisferio en el Banco Sabadell. En 2007 los Lara afloraron el 5,1% del banco, donde llegó a ser el segundo inversor tras invertir unos 347 millones por el 3,1% de la entidad. En el sector financiero se calcula que la inversión total habría sido de unos 680 millones.

En las últimas cuentas el grupo valoraba su inversión en el banco en solo 264,2 millones, tras registrar un deterioro de 186 millones de euros por esta inversión en los cursos 2015 y 2016. En total, hablamos de unas pérdidas aproximadas de 430 millones de euros.

Bajo esta situación, la primera alternativa para evitar la suspensión de pagos era la venta del histórico edificio de Avenida Diagonal en Barcelona, una de las sedes principales del Grupo Planeta y que actualmente le alquila Hemisferio. En la compañía valoran este activo en unos 150 millones de euros y se utilizará para pagar parte de la actual deuda bancaria.

Otras opciones para salvar a Hemisferio

La segunda opción de Hemisferio era vender acciones de Sabadell, valoradas actualmente en poco más de 260 millones, una operación que tiene dos condicionantes. El primero es que la acción sigue en mínimos históricos, por lo que vender sería un suicidio financiero. Y el segundo es que la totalidad de las acciones de Banco Sabadell, propiedad del grupo, están puestas en garantía de los préstamos concedidos por entidades financieras.

Finalmente, la tercera vía era la venta de Planeta Finance Belgium, empresa de la que posee el 40% y que controla Editis, la editorial francesa de Planeta (que mantiene el otro 60%). Hemisferio valoró en 2016 su participación en casi 150 millones.