Los concursantes de Operación Triunfo 2017.

Los concursantes de Operación Triunfo 2017.

Medios

La (descarada) publicidad que te cuela Operación Triunfo fuera de TVE

Las redes sociales, hábitat natural de esta edición, están siendo el altavoz que necesitan las marcas.

Nerea San Esteban Carmen Suárez

A estas alturas del programa nadie duda que Operación Triunfo ha conseguido ser, otra vez y después de muchos años, un fenómeno social. La emisión en directo del día a día en la academia, a través de Youtube, y un hashtag que lo acompaña en Twitter, que consigue ser trending topic cada día, son los ingredientes básicos para que cada uno de los eventos que ocurren dentro sean comentados y seguidos por miles de personas de forma simultánea.

El programa, producido por Gestmusic, no puede incluir publicidad durante las galas de los lunes, ya que se emiten en TVE. Tampoco en los resúmenes diarios, que se pueden ver en Clan. No obstante, Operación Triunfo ha encontrado la gallina de los huevos de oro en sus redes sociales, su verdadero altavoz de esta edición.

La fiesta de la publicidad empezó a ser percibida por el público a comienzos de diciembre, cuando el programa quiso sorprender a los concursantes con la llegada de Telepizza a la academia, a través de varios repartidores de la marca. Un evento que, gracias a la emoción de los triunfitos, consiguió el efecto deseado: que los seguidores del programa comentaran en redes sociales aquella cena, durante gran parte de la noche. En redes, claro, porque en TVE aquello nunca se vio.

Esa apuesta por publicitar una marca, que pudo ser anecdótica, ha vivido este miércoles su momento culmen. Durante dos días, la cuenta oficial de Operación Triunfo en Twitter ha estado promocionando -pagando- un #sorpresOT a los concursantes de la academia. El mensaje en cuestión pedía el retuit de los seguidores si querían conocer los primeros aquella sorpresa. Más de 17.000 personas lo hicieron, mientras la expectación se multiplicaba.

El mensaje, de hecho, se publicó mientras la gala se emitía en TVE, donde, obviamente, no se mencionó nada de aquello. Llegado el día, miles de espectadores veían cómo la conexión en directo de Youtube cortaba su emisión; no porque hubiera terminado la jornada, sino porque iban a dar paso a la (gran) sorpresa. Los concursantes salían de la academia y nadie sabía bien por qué.

Con unos minutos de retraso, el programa emitía un vídeo en directo a través de Periscope donde por fin se entendía el motivo de aquella excursión: se iban de rebajas a El Corte Inglés. En directo, cerca de 380.000 personas han seguido a los triunfitos recorriendo los pasillos vacíos de los grandes almacenes, sirviéndose de diferentes prendas para ampliar su fondo de armario, eso sí, tarjeta de regalo en mano.

TVE ha conseguido que la joya de la corona de esta temporada, Operación Triunfo, cree sus propias reglas del juego publicitario, esquivando así las limitaciones impuestas al ente público. La publicidad, de una forma u otra, está volviendo a la cadena. OT ha jugado su as en las redes y nadie ha podido controlarlo.