Empresas

McDonald's y Nestlé ganan la batalla por sus marcas ante la justicia europea

La multinacional suiza de la alimentación quiere registrar en la UE la marca FITNESS.

Bruselas

Noticias relacionadas

McDonald's y Nestlé han ganado este jueves sendas batallas ante el Tribunal de Justicia de la UE (TJUE) por la protección de sus respectivas marcas. McDonald's ha logrado que se impida el registro de la marca McDreams Hotel por parte de una empresa alemana alegando riesgo de confusión. Por su parte, la multinacional suiza de la alimentación ha conseguido que se anule una resolución que le impedía registrar la línea FITNESS para varios productos alimenticios.

El caso que se refiere a McDonald's se remonta a octubre de 2015, cuando la sociedad alemana McDreams Hotel solicitó ante la Oficina de Propiedad Intelectual de la UE (EUIPO), con sede en Alicante, su registro como marca comunitaria para "servicios de puesta a disposición de alojamientos temporales".

La multinacional estadounidense de comida rápida formuló oposición al registro alegando "riesgo de confusión" con varias marcas suyas de "gran notoriedad" como 'McDonald's', 'McMission', 'McInternet', 'McCompass', 'McFamily', 'McCafe', 'McWrap', 'Big Mac', 'McRib', 'McMuffin', 'McDouble', 'McBites', 'McCountry', 'McToast', 'McFish' y 'Mc'. La EUIPO rechazó inicialmente sus argumentos pero acabó dándole la razón y vetó el registro de McDreams Hotel. La compañía alemana recurrió ante el TJUE.

En su sentencia de este jueves, el Tribunal General concluye que sí existe riesgo de "aprovechamiento indebido de la notoriedad de la marca McDonald's". "Los consumidores podrían asociar la marca de la sociedad alemana a la imagen de fiabilidad, eficacia y servicios a bajo precio de la sociedad estadounidense, lo  que les llevaría a privilegiar los servicios prestados por McDreams Hotel sobre los prestados por sus competidores", señala el fallo.

"McDreams Hotel estaría obteniendo así una ventaja económica que consistiría en explotar el esfuerzo hecho por McDonald's para consolidar el renombre y la imagen  de su marca, sin que la sociedad estadounidense recibiera a cambio ninguna compensación financiera", concluye la sentencia.

El litigio que implica a Nestlé se refiere al registro del signo denominativo FITNESS como marca de la UE para productos alimenticios como leche y derivados lácteos, huevos, frutos, preparados proteínicos, cereales y alimentos a base de arroz o de harina, agua, zumos de frutas, refrescos, siropes y preparados para bebidas.

La marca quedó registrada en mayo de 2005, pero en septiembre de 2011 la sociedad anónima rumana European Food pidió a la EUIPO que la anulara alegando que el término "fitness" tenía contenido descriptivo. La Oficina de Marcas rechazó el recurso con el argumento que se habían presentado pruebas fuera de tiempo. Pero el TJUE le obligó a corregir la resolución. 

En su dictamen definitivo, la EUIPO rechazó registrar la marca FITNESS porque el público percibe este término "no como una indicación del origen comercial de los productos, sino como un signo que destaca sus cualidades y características beneficiosas para la salud". "Por lo tanto, es una palabra que debe quedar libre para que los competidores de Nestlé puedan utilizarla legítimamente en relación con otras bebidas y alimentos consumidos para obtener un buen nivel de forma física", aduce.

Nestlé presentó recurso ante el TJUE y la justicia europea le ha dado la razón. Anula la resolución contraria de la EUIPO por razones procedimientales y le pide que examine de nuevo el caso.