Fábrica de Ford en una imagen de archivo.

Fábrica de Ford en una imagen de archivo.

Empresas

Se disparan los ajustes de plantilla en lo que va de año, un síntoma más de la crisis que viene

Los Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) han crecido un 40% en el último año, según datos del Ministerio de Empleo.

Aunque la ministra Nadia Calviño (la nueva 'estrella' de la campaña socialista) pide que no cunda el “alarmismo” ante la ralentización que viene, sí que conviene tener en cuenta las señales que se van encendiendo. La última que ha empezado a parpadear en amarillo es la del empleo. La Seguridad Social siguió sumando afiliados durante el mes de septiembre, pero lo hizo siete veces menos que el año pasado.

Se trata de una advertencia más a la que hay que sumar otro dato: los 250 trabajadores al día que, durante los primeros siete meses del año, han sido víctimas de un Expediente de Regulación de Empleo (ERE). Son las últimas cifras disponibles del Ministerio, pero son relevantes porque suponen un 40% más respecto al mismo período del año pasado.

Un alza que se entiende fácilmente cuando se miran los indicadores ‘macro’. Las entradas de pedidos a las industrias caía un 3,3% en junio y la cifra de negocios se recortó un 5%. Síntoma de que el consumo se está parando. “Cuando hay incertidumbre ya sabemos quién lo paga: los ciudadanos con una rebaja del consumo y eso va directo a los empleos”, dice a EL ESPAÑOL el economista Juan Manuel López-Zafra.

La Industria

El reflejo inmediato lo tenemos en la Industria, que supone el 63% de los procesos de regulación de empleo que se han llevado a cabo. En total, 28.229 trabajadores, lo que supone un aumento del 85% respecto a hace un año. Le siguen los servicios con 14.699 personas, la construcción con 1.350 y el sector agrario con 467.

Todos estos datos reflejan datos de empresas como Gallina Blanca, Vestas, La Naval, Santander, Caixabank… Pero todavía no están recogidos los cerca de 2.000 trabajadores que podría despedir HP; los 3.000 del plan de bajas de Telefónica; los 290 de Bimbo o los 600 de General de Cable, entre otros.

Ahora bien, no todas las empresas despiden igual. Según los datos del Ministerio de Empleo, las reducciones de jornada se han acabado. Caen un 46%. Aumentan notablemente las suspensiones de contratos en un 74% hasta las 12.300, mientras que los despidos colectivos aumentan un 13% hasta los 1.646.

La Comunidad Autónoma más afectada en este momento es Valencia, con 14.870 empleados (sólo Ford ha puesto en marcha un ERE para 6.000 empleados); seguida de Madrid (6.2836), Cataluña (5.945) y Galicia (3.267).

Caída energética

Se trata de una señal más de las muchas que, poco a poco, se van encendiendo en el panel de mandos. Basta con mirar algunos indicadores adelantados del Ministerio de Economía para comprobar cómo el consumo de energía eléctrica también ha caído; un síntoma más de que la industria está sufriendo.

No hay que alarmarse, pero el entorno no acompaña. Trump y sus aranceles amenazan con poner en jaque la agricultura española; las consecuencias del brexit son todavía una incógnita y, por si fuera poco, España sigue sin Gobierno.