Un hotel de Meliá en Cuba, en una imagen de archivo.

Un hotel de Meliá en Cuba, en una imagen de archivo.

Empresas

La incierta situación de los hoteles españoles en Cuba a 3 meses del inicio de la ley Helms-Burton

Solo Meliá ha recibido la notificación de una demanda interpuesta mientras Barceló e Iberostar siguen a la espera. 

Noticias relacionadas

Han pasado más de tres meses desde que el 2 de mayo el Gobierno de Estados Unidos aplicó la ley Helms-Burton, que permite a los ciudadanos estadounidenses reclamar los bienes confiscados durante la Revolución cubana, y algunas hoteleras españolas a las que varias familias anunciaron que demandarían todavía no han recibido notificación.

Se trata de Barceló e Iberostar. Según ha podido confirmar EL ESPAÑOL, por el momento no han recibido notificación alguna de las familias que anunciaron en junio de este año que emprenderían acciones legales.

De esta forma, la hotelera que presiden Simón Barceló Tous y Simón Pedro Barceló Vadell sigue en ese impás en el que se encontraba a mediados de julio y que no le permite manifestarse "de momento".

Quien sí ha recibido notificación ha sido Meliá. Se trata de la demanda interpuesta por los abogados que representan a la familia Sánchez Hill y respecto a la cual Meliá "estima la existencia de sólidos argumentos para que sea archivada por razones de jurisdicción y competencia", explican fuentes de la empresa.

A pesar de ello, en la hotelera que preside Gabriel Escarrer están tranquilos. Según han explicado, cuentan con "numerosos e importantes argumentos para lograr la desestimación de esta demanda en caso de que finalmente tuviéramos que pasar a esa fase procesal".

La que no ha recibido por el momento ha sido la demanda presentada por los descendientes de Antonio Mata Álvarez, unos de los primeros en notificar su intención de demandar a la hotelera. Desde Meliá indican que "no les ha llegado". Y eso que la familia comunicó sus intenciones a mediados del mes de mayo.

Barceló se cubre las espaldas

En Barceló también se muestran tranquilos sobre este asunto. La hotelera tiene las espaldas cubiertas porque cuando inició los procesos para operar en Cuba pidió "dictámenes a despachos de abogados norteamericanos".

El objetivo, explicó el director de comunicación de la hotelera, Álvaro Pacheco, a este diario, consistía en "tener mayor seguridad de que no existía ninguna propiedad afectada por una expropiación a ciudadanos estadounidenses ni a ciudadanos cubanos con nacionalidad estadounidense”, explicó .

Aun así, en la empresa afirman que no saben "por dónde vienen los tiros" y creen que el asunto se está "tirando por el vacío".

Gabinete de crisis

A pesar de esta ausencia de notificaciones, las empresas con intereses en Cuba y el Gobierno de España han creado un gabinete de crisis con el objetivo de adelantarse a los posibles acontecimientos que puedan derivarse de la situación

El pasado 31 de julio, el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo organizó una reunión con varias empresas, ministerios y organizaciones para analizar el impacto del levantamiento de la Ley Helms Burton.

Durante este encuentro, representantes de los ministerios de Turismo, Exteriores y Justicia expusieron a los asistentes los diferentes escenarios en los que está trabajando el Gobierno, los cuales incluyen la solicitud a un despacho de abogados norteamericano de elaborar un análisis de la situación y la creación de un grupo de expertos a la Organización Mundial del Comercio (OMC).