Isidro Fainé, Presidente de la Fundación Bancaria La Caixa

Isidro Fainé, Presidente de la Fundación Bancaria La Caixa

Empresas

De trabajar en un taller a presidir La Caixa: Fainé, entre los grandes filántropos del siglo XXI

Isidro Fainé es el único español que aparece junto a Soros, Zuckerberg, Slim o Bezos en el libro 'Filantropía y Progreso' que el editor Andrés Rodríguez ha presentado en Madrid.

Tener más dinero del que puedes gastar o un patrimonio que garantiza a tus herederos un futuro más que acomodado. Tomar conciencia de ello y destinar cantidades millonarias a los demás. Eso es la filantropía.

Pero en España, esa solidaridad, tan beneficiosa para la sociedad, “tiene un problema de comunicación”, según Andrés Rodríguez, editor del libro Filantropía y Progreso. Grandes Filántropos del siglo XXI (Forbes Books), presentado este viernes en Madrid.

“La conciencia de devolver a la sociedad lo que uno ha obtenido de ella parece indiscutible en Estados Unidos. Pero en la cultura española de herencia judeo cristiana no ocurre lo mismo. Deberíamos ser capaces de contar con más recursos para la filantropía”, añade el editor y director de la revista Forbes. Un referente a nivel nacional es Isidro Fainé Casas. El presidente de la Fundación Bancaria La Caixa es el único filántropo español que recoge el libro entre los 16 elegidos.

De Manresa a Barcelona

Un filántropo de raíces humildes se titula su capítulo. Hijo de Ramón y María, padres de origen campesino, Fainé nació en Manresa (1942), en Les Escodines, un barrio modesto en el que tomó conciencia de lo que era la pobreza al ver a muchas familias de su entorno y aprendió lo que era el trabajo y el esfuerzo.

A los 13 años, ya asentado en Barcelona, comenzó a trabajar en un taller reparando bicicletas y motocicletas por un sueldo de 52 pesetas semanales. A los 19, entró en una empresa de bobinas eléctricas.

Trabajar de día para estudiar de noche. Iba para Físico y para financiar los estudios buscó trabajo. En un banco. Así, el destino le llevó a acabar estudiando Económicas. Después, llegó el doctorado. Luego, los estudios en dos de las escuelas de negocios más prestigiosas del mundo, Harvard Business School y el IESE. Y así, de auxiliar administrativo, llegó a ser presidente de La Caixa y más tarde, lo fue de la antigua Gas Natural Fenosa.

Hoy, Isidro Fainé es presidente de la Fundación bancaria más conocida en España por su ‘Obra Social’, esto es, por su filantropía. En los últimos 10 años, esta entidad ha destinado más de 5.000 millones de euros a paliar problemas sociales, educativos, culturales y científicos. Una labor que fue reconocida el pasado septiembre, cuando Fainé recogió el premio Forbes a la Filantropía en su primera edición.

En Estados Unidos, los ciudadanos donaron 410.000 millones de dólares (351.000 millones de euros) en 2017 a la filantropía, según datos de National Philantropic Trust recogidos en la obra. En España, el primer ránking para medir la filantropía lo puso en marcha Forbes. Esa idea de poner negro sobre blanco las donaciones de las distintas Fundaciones es un punto de partida importante para disparar las cifras, ya que mirándose en el ránking “las empresas, comparan, establecen proyecciones para el futuro…”, reconoce Rodríguez. Al fin y al cabo, la filantropía -en el buen sentido- es también “una inversión”.

Filántropos incomprendidos

Pero una inversión que no siempre tiene buena prensa. En nuestro país, la filantropía no ha sido aún bien comprendida por toda la sociedad. Prueba de ello, han sido los ataques recibidos por el fundador de Inditex, Amancio Ortega, a cuenta de las donaciones a través de su Fundación a la Sanidad Pública.

Algo que, apunta Benito, sólo cambiará si se hace un esfuerzo de comunicación que pasa por explicar mejor la labor filantrópica. No obstante, añade, "es cruel que alguien que dona dinero sea juzgado de esa manera".

“Los filántropos no quieren permanecer en el anonimato. Pero en España se confunde presumir con comunicar. Y comunicar la filantropía es necesario”, advierte.

La 'realeza' de EEUU

Esa comunicación en positivo es lo que ha ayudado a que Estados Unidos, un país sin monarquía, aglutine en sus cortos 200 años de historia apellidos ‘reales’, como los Rockefeller, los Bloomberg, los Mars, los Koch o los Walton. Se trata de “herederos de una auténtica aristocracia empresarial en torno a la cual han construido un imperio que se extiende, generación tras generación, hasta nuestros días”, se cuenta en el libro.

Una obra en la que sólo aparecen dos latinos. Junto a Fainé aparece también el magnate mexicano, Carlos Slim. Y a su lado, “grandes filántropos” de todas las edades. Desde el joven Mark Zuckerberg (Facebook), hasta George Soros (fundador de The Open Society Foundations), pasando por Jeff Bezos (Amazon).

También aparecen Warren Buffet (Berkshire Hathaway), Priscila Chan y Azim Premji (Wipro), Alice Walton (Walmart), Michael Bloomberg (Bloomberg LP), Aga Khan (Aga Khan Development Network), Sergey Brin (Google), Charles y David Koch (Koch Industrie) o Chuck Feeney (Duty Free Shoppers Group).