Juan Medina Thomson Reuters

Empresas

Telefónica incluirá en sus cuentas de este trimestre los 702 millones devueltos por Hacienda

La operadora ya ha recibido el cheque de la AEAT, pero sigue pendiente la reclamación de los intereses de demora.

Noticias relacionadas

Telefónica ya recibió el cheque de Hacienda con la devolución de los 702 millones de euros por el cálculo equivocado de liquidaciones del Impuesto de Sociedades correspondiente a los ejercicios 2008 a 2011. Una devolución resuelta tras la histórica resolución del Tribunal Económico-Administrativo Central. 

El fallo con el montante definitivo se conoció el pasado 15 de marzo y el abono definitivo ha tardado menos de dos semanas, según ha confirmado este martes Laura Abasolo. “Ha entrado la semana pasada”, ha dicho la directora general de Finanzas y Control de Telefónica durante la presentación del Informe Integrado 2018 de la operadora. 

La directora financiera de la compañía ha confirmado además que el dinero recibido se incorporará en el flujo de caja (cash flow) de la operadora este primer trimestre del año, por lo que en los resultados de los tres primeros meses del año ya se vería reflejado. No obstante, advirtió que su "impacto contable" ya fue contabilizado en los resultados de 2018, porque estaba previsto como activo.

Intereses de demora

Estamos hablando de una de las mayores devoluciones del fisco española a una empresa privada por impuestos mal contabilizados y fruto de un litigio. Laura Abasolo confirmó además que la compañía interpuso un recurso contra este acuerdo de ejecución de 702 millones por la “no inclusión de intereses de demora”, como ya indicó el hecho relevante del pasado 15 de marzo. 

Estamos hablando de intereses que se contabilizan desde el año 2008 cuando se realizaron los primeros cobros erróneos y respetando el máximo de diez años que se pueden pedir al Estado en estos casos. El tipo también puede variar entre el 3% y el 5% establecido para estos casos. 

Respecto del montante definitivo, en la operadora están valorando varios escenarios aunque en cualquier caso, estamos ante un proceso que no será inmediato y que puede tardar varios meses en resolverse.