Un patinete de Bird en Estados Unidos.

Un patinete de Bird en Estados Unidos.

Empresas

Bird no se rinde y asegura que sus patinetes llegarán a Madrid

La marca estadounidense está en conversaciones con el Ayuntamiento para empezar a operar en la ciudad.

Junto a Lime, es una de las empresas líderes del sector. Bird, nacida en California (EEUU), levantó 300 millones de euros en una ronda de financiación hace solo dos meses. Opera con sus patinetes eléctricos en más de 100 ciudades en todo el mundo. Sin embargo, algo falló en su solicitud para operar en Madrid.

El Ayuntamiento dejó fuera a la compañía en la primera adjudicación de licencias del pasado mes de febrero. Bird, tampoco fue afortunada en la segunda adjudicación cuando sí lo consiguieron Movo, Mygo y Citybee. Pero no se rinden.

Fuentes de la compañía han confirmado a EL ESPAÑOL que siguen trabajando para empezar a operar en Madrid. De conseguirlo, sería la segunda ciudad española para Bird, que estrenó sus patinetes en Málaga hace apenas unas semanas.

Desde el Consistorio madrileño han señalado en varias ocasiones que mientras no se haya completado el cupo de patinetes se siguen admitiendo solicitudes, y aunque en un principio se iban a cerrar las puertas a las empresas que no hubiesen ‘pasado’ el primer concurso, la llegada de Movo y Mygo demuestran que el Ayuntamiento ha optado por lo contrario.

938 patinetes

Según los datos del Consistorio, se han concedido 9.062 licencias de patinetes eléctricos para operar en la ciudad de Madrid. Teniendo en cuenta que el Ayuntamiento había previsto otorgar 10.000 licencias, todavía quedan 938 para Bird o para futuras empresas que puedan cumplir los requisitos municipales.

Por su parte, Bird confirma que dispone de las unidades, de la aplicación y de la infraestructura por lo que espera “dar buenas noticias pronto”.

Sobre la llegada de nuevos actores al mercado de los patinetes y la especulación de licencias, desde Bird prefieren no hacer declaraciones. Sin embargo, subrayan que “se trata de una opción de movilidad, algo muy serio y que no es un juguete”. Por esa razón, piden al resto de operadores que “trabajen con la misma seriedad con la que lo hace Bird”.