Jordi Alba frente al Olympique de Lyon.

Jordi Alba frente al Olympique de Lyon. Reuters

Empresas TELECOMUNICACIONES

Telefónica gana la batalla de los paquetes convergentes a Orange, Vodafone y MásMóvil

La operadora fue la que registró el mayor crecimiento de ingresos en el segmento de alto valor durante la segunda parte del año 2018, en plena guerra del fútbol.

Noticias relacionadas

La guerra del fútbol vivida por las operadoras durante el segundo semestre del año pasado dio paso a una batalla sin cuartel por las portabilidades. Telefónica y Orange confiaron en la Champions League y El Partidazo para reforzar sus ofertas convergentes, mientras que Vodafone decidió apostarlo todo a las series y al cine tras renunciar a seguir comprando el fútbol. MásMóvil, el cuarto en discordia, jugó con paquetes sin televisión, pero con fibra e internet.

De esta manera, en menor o mayor medida, las compañías apostaron fuerte por sus ofertas de alto valor y reforzaron sus equipos comerciales con ofertas nunca antes vistas en el sector. Rebajas del 50% para todo el año con televisión gratis en el caso de Vodafone, mitad de precio en sus convergentes durante seis meses en Orange o televisión premium gratis más de cuatro meses en el caso de Movistar.

El resultado en términos numéricos fue el triunfo de MásMóvil, que sumando fijo y móvil aumentó en 2,25 millones sus portabilidades. No obstante, estas cifras esconden una fuerte penetración en móviles -con un menor valor de las altas de línea y por consiguiente menores ingresos- ya que solo 500.000 de estas portabilidades fueron en banda ancha hasta alcanzar un millón de clientes en este segmento, solo el 12% de sus clientes totales.

Telefónica mejora en 137 millones

De esta manera, la verdadera guerra de los convergentes -la lucha por el usuario de alto valor- fue para Telefónica. La operadora fue la que más aumentó sus ingresos entre junio y diciembre ya que su facturación en este segmento aumentó en 137 millones, por los 10 millones que mejoró Orange y los 49 millones que perdió Vodafone solo por fijo. MásMóvil, con apenas 500.000 convergentes, mejoró en 96 millones sus ingresos por servicios, según los datos que las propias compañías han hecho públicos en sus últimos resultados trimestrales.

Los datos aportados por Telefónica en sus resultados anuales indican que, durante el segundo semestre, ingresó 3.353 millones en su división residencial, un crecimiento de 25 millones de euros. Sin embargo, en los ingresos de Fusión -donde están encuadrados todos sus paquetes convergentes- la facturación fue de 2.424 millones, 137 millones de crecimiento respecto al segundo semestre de 2017. Los productos sin Fusión ingresaron 929 millones, 113 millones menos. 

Orange, la otra operadora que ofreció todo el fútbol durante estos meses y que a priori tenía mayores posibilidades de mejorar sus ingresos, experimentó una leve caída de sus ingresos de retail (hogares) hasta los 1.935 millones, cuatro millones menos. En el caso de sus paquetes convergentes ganaron 1.078 millones, quince millones más -lejos de los 137 millones de crecimiento de Movistar-, que luego perdieron con la menor recaudación en móviles que cayó en 12 millones hasta los 606 millones.

MásMóvil, la que más crece pero no en alto valor

Por su parte, Vodafone fue la operadora más perjudicada tanto en portabilidades como en ingresos. Si consideramos el segundo semestre del año pasado, la teleco redujo en 180 millones de euros sus ingresos por servicios hasta los 2.147 millones, de los cuales 1.414 millones fueron de ingresos de móviles, con una caída de 131 millones,  y otros 733 millones de solo fijo, un retroceso de 49 millones respecto del segundo semestre del año pasado. 

Finalmente MásMóvil, que solo aporta datos de ingresos de servicio, aumentó su facturación en 96 millones de euros tras ingresar 629 millones en los últimos seis meses del año pasado. Es el mayor crecimiento absoluto, sin embargo, la lucha de esta operadora no se centra en el alto valor, lo que se explica en sus resultados anuales. Aumentaron sus clientes en un 40% durante el año, pero sus ingresos solo crecieron un 17,5%.

Si nos centramos solo en el crecimiento del segundo semestre vemos que la operadora ganó 1,3 millones de clientes, 200.000 de banda ancha convergente, lo que se traduce en una mejora superior al 20%, aunque sus ingresos solo se elevaron un 18%. De esta manera, de las cuatro grandes operadoras es la que tiene el menor ingreso por abonado con un ARPU cercano a los 20 euros, mientras que el ARPU convergente de Movistar fue de 88,2 euros al cerrar el cuarto trimestre de 2018.