app uber

app uber

Empresas

La Generalitat sacará a Uber de las calles en abril: habrá contratación previa

Noticias relacionadas

La Generalitat de Cataluña está dispuesta a seguir adelante con sus planes para limitar la actividad de las empresas de VTC en la región; en concreto en las calles de Barcelona. Para lograrlo aprovechará el 'decretazo' aprobado por el ministerio de Fomento el pasado mes de septiembre, y facultará al Área Metropolitana de Barcelona (AMB) a poner las condiciones que sean necesarias para regular la actividad de los coches de Uber y Cabify. 

Según los documentos a los que ha tenido acceso EL ESPAÑOL se abre la puerta a la principal reivindicación de los taxistas de Barcelona: la precontratación; es decir, que no podrá solicitarse una VTC en el momento (como ocurre ahora). De hecho, algunos medios especulan con una horquilla que oscila entre las seis y las doce horas de antelación. 

El reglamento, impulsado por la consejería de transportes que lidera Damià Calvet, contempla también la creación de un registro de VTC en el que tendrán que estar todas las licencias que operen en Cataluña. Pero hay más, se establece también la posibilidad de establecer especificaciones técnicas a los vehículos en forma de antigüedad o requerimientos medioambientales. 

Cuatro años de duración

Del mismo modo, el AMB exigirá que las empresas demuestren que se cumplen con las obligaciones de contratación y seguridad social de los conductores; y se determinarán los días de descanso semanales, el número de horas de servicio que pueden operar y, por último, que exista una mayor transparencia en las tarifas aplicadas. 

El objetivo es que las normativas estén listas en el mes de abril, y se aplicarán durante los próximos cuatro años que es el plazo otorgado por el decreto a las VTC para que puedan seguir operando en las calles sin licencia urbana. Eso sí, esa norma faculta también a Comunidades y Ayuntamientos a poner limitaciones como las que quiere instaurar la Generalitat con la ayuda del Ayuntamiento de Barcelona. 

La normativa es toda una cesión a las exigencias de los taxistas de la ciudad Condal, que de la mano de Élite Taxi llevan semanas presionando a la Generalitat para que se ponga en marcha. De hecho, habían llegado a amenazar con un boicot al Mobile World Congress si no se atendían sus reclamaciones.

Sin embargo, si el gobierno catalán no da marcha atrás y confirma sus planes esta semana, es probable que se disipe la posibilidad de una huelga sobre una de las ferias más importantes que se celebran en Barcelona. 

La reacción de las VTC

Desde Élite Taxi su portavoz, Tito Álvarez, cree que esto demuestra que las "VTC tienen los días contados, si se confirma lo que se está hablando acabaremos con ellos en toda España no nos vamos a parar solo en Cataluña". De hecho, su asociación es una de las impulsoras de una demanda que se presentará en las próximas semanas para solicitar 1.500 millones de euros en daños y perjuicios para el sector del Taxi. 

Precisamente esa vía judicial es la que anuncian algunos propietarios de licencias de alquiler con conductor si se confirman las intenciones del Gobierno catalán. Consideran que no es justificable cambiar las normas a mitad de partido, y que el decreto tampoco faculta para imponer la precontratación. Por tanto, ya avisan de que recurrirán a la justicia para tratar de frenar la medida. 

"Otra cosa es que nos pidan el carnet profesional o cumplir con una serie de horas de descanso de jornadas de trabajo", explica uno de ellos. "Podremos debatir si estamos de acuerdo o no, pero podríamos adaptarnos a ello", sentencia. 

Más críticos se muestran otros propietarios quienes hablan ya de grandes movilizaciones. "Quieren acabar con 3.000 familias que viven de la VTC, y nuestros coches en el Mobile World Congress también pueden bloquear la feria", insisten. "No tenemos nada que perder, así que todo puede ocurrir", sentencian. 

La decisión de la Generalitat, a la espera de que se confirme, podría también tener consecuencias en Madrid. Allí los taxistas quieren ir a una huelga indefinida para presionar al ejecutivo de la Comunidad para que regule contra las VTC y esta victoria de los taxis catalanes podría envalentonar a los madrileños.