Trofeo de la Champions League, en una imagen de archivo.

Trofeo de la Champions League, en una imagen de archivo.

Empresas TELECOMUNICACIONES

El fútbol sí funciona para Telefónica: gana 56.000 líneas desde agosto con la Champions League

El pasado verano Telefónica compró los derechos de emisión de la Champions League en exclusiva a Mediapro por 1.080 millones de euros, una cifra que hizo saltar las dudas por el precio de adquisición, pero que la operadora justificó como un motor de su futuro crecimiento. Este movimiento se sumó al de Vodafone de negarse a adquirir este contenido mayorista a Telefónica -además de El Partidazo- y de la salida de la Champions de las ofertas de televisión en streaming

De esta manera, solo Movistar y Orange pasaron a emitir todo el fútbol desde agosto, lo que desató una guerra comercial sin precedentes. Telefónica y el operador naranja convirtieron al 'deporte rey' en el eje de sus ofertas, mientras que Vodafone apostó por las series y el cine. Medio año después y tras cinco meses con la Champions casi en exclusiva en su oferta convergente, los números confirman que Telefónica logró revertir saldos negativos de años anteriores.

Los datos a los que ha tenido acceso EL ESPAÑOL de fuentes del mercado y que deben ser confirmados por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) indican que la portabilidad neta sumando las líneas fijas y móviles que la compañía sumó entre agosto y diciembre -los meses en que han ofrecido la Champions y La Liga en sus ofertas convergentes- un saldo positivo de 56.000 clientes. 

Se frena la caída del año 2018

Este dato supone arreglar la cifra total del año 2018 que se quedó en 380.000 bajas sumando fijo y móvil. Desde que ofrece todo el fútbol, la operadora no solo frenó la caída, sino que pudo reducir las bajas que se produjeron entre enero y julio del año 2018, una tendencia para la operadora en los últimos años.

En el caso de las líneas móviles, desde agosto y en cinco meses la operadora azul ganó 101.000 líneas todo un récord para su historia reciente en un periodo de tiempo tan corto. Entre enero y diciembre la compañía se dejó 31.000 líneas, lo que significa que entre enero y julio -sin todo el fútbol en exclusiva- perdió 132.000. Las altas de móviles estuvieron acompañadas de ofertas convergentes con televisión, lo que demuestra el impulso dado por el fútbol.

En el caso de líneas fijas, los datos muestran altas de paquetes convergentes de internet y televisión, pero también el movimiento de contratos mayoristas de la operadora. Un dato que no es del todo representativo, pero que también es favorable para la evolución de Telefónica. Entre agosto y diciembre se dejaron 45.000 líneas, reduciendo claramente los abultados saldos negativos de años anteriores. En el caso de 2018 estamos hablando de 347.000 líneas y de otras 433.000 en 2017. 

Mejores resultados de Fusión

Esto significa que con fútbol -y pese a las bajas de contratos de empresas- Telefónica logró reducir considerablemente la negativa tendencia de la portabilidad fija. De hecho, los datos aportados por la compañía en sus resultados del tercer trimestre del año pasado, reflejan que los paquetes convergentes crecieron un 4% y la televisión un 7,2%, los más altos desde 2015 para estos dos productos. Dos apuestas que en los últimos tres años venían creciendo de manera lenta, pero que en solo tres meses se dispararon gracias a la apuesta futbolística.

Esta mejora estuvo acompañada de un crecimiento en el ingreso medio por línea (ARPU) de Fusión en el trimestre, que se situó en 89,2 euros y aumentó un 1,8% interanual. Esto demuestra que los nuevos usuarios -y algunos antiguos- tienen más servicios como la televisión y contenidos premium como el fútbol y que, por tanto, pagan más a Telefónica.

En el caso del resto de los operadores el impacto del fútbol fue dispar. Vodafone decidió no emitir la Champions y El Partidazo y desde agosto se dejó unas 366.000 líneas de portabilidad sumando internet y móvil, la mitad de las 684.000 portabilidades que perdió durante todo el año 2018. 

Balance de Vodafone y Orange

En móviles perdieron 272.000 líneas entre agosto y diciembre, con el mayor desplome en agosto y septiembre y unas cifras que se atenuaron hasta llegar a diciembre con un retroceso solo de 8.000 líneas. En el cómputo anual perdieron 564.000 líneas de teléfonos móviles. 

En el fijo es donde se produjo el mayor impacto del fútbol -ya que contabiliza paquetes convergentes- perdiendo 95.000 clientes desde agosto, buena parte de los 120.000 que se dejaron en todo el año. No obstante, el fin de las campañas para captar estos abonados abrió la puerta a una recuperación y a ganar líneas tras mantener un buen número de ofertas durante el mes de diciembre.

Orange -el otro operador con Champions y El Partidazo- se dejó entre agosto y diciembre 163.000 líneas de portabilidad entre fijo y móvil. En el cómputo del año perdió 210.000. En móviles, la campaña del fútbol se saldó con 169.000 líneas menos, de las 305.000 que perdieron en todo el año. En internet ganaron 6.000 líneas desde agosto, por las 33.000 que mejoraron en todo el año. 

MásMóvil crece menos desde agosto

Finalmente y sin fútbol, MásMóvil ganó 313.000 líneas nuevas entre fijo y móvil. Los datos de la cuarta operadora fueron los mejores del mercado, pero reflejan que sin fútbol su crecimiento se moderó. De esta manera, a nivel anual ganaron 874.000 líneas, lo que significa que fuera de la campaña del fútbol crecieron 561.000 líneas, es decir el 64% de todo lo ganado en 2018.

En móviles el crecimiento fue de 213.000 líneas desde agosto y de 624.000 en todo el año, lo que significa que durante la campaña del fútbol consiguieron solo el 34% de sus nuevas altas. De hecho, diciembre fue su mes más bajo de crecimiento de abonados móviles de todo el año. En fijo ganaron 100.000 en los últimos cinco meses del año, frente a los 272.000 de todo 2018.