José Luis Ábalos, ministro de Fomento en una imagen de archivo.

José Luis Ábalos, ministro de Fomento en una imagen de archivo. J.P.Gandul Agencia EFE

Empresas

Los AVEs de Galicia, el Mediterráneo y el País Vasco aceleran en 2019

Noticias relacionadas

Desde la llegada de la alta velocidad ferroviaria a España allá por 1992 todos los ejecutivos que han dirigido la política de infraestructuras de nuestro país han tenido un objetivo común: acercar el AVE a todas las capitales de provincia españolas. 2019 va a ser un año importante para conseguir este objetivo.

Durante el pasado año, el cambio de Gobierno generó cierta incertidumbre ante los plazos teóricos de algunas de las obras de alta velocidad ferroviaria más significativas. El ministerio de Fomento capitaneado por José Luis Ábalos ha dedicado gran parte de sus esfuerzos de los últimos meses en poner algo de luz sobre las dudas.

En este sentido, tres corredores atraen la gran mayoría de los focos en lo que a alta velocidad se refiere. Es el caso de la línea entre Madrid y Galicia, el denominado corredor Mediterráneo (que une Algeciras con la frontera francesa) y la Y Vasca, la unión entre las tres capitales vascas y de esta red con Madrid vía Burgos).

Galicia, obras terminadas en 2019

En el caso del AVE a Galicia, 2019 será el año en el que las excavadoras y el material de construcción dejará paso a los técnicos y trenes de prueba. Según indicó Ábalos en una de sus últimas visitas a la región "la previsión es que en 2020 podamos tener ya ese servicio".

Como mínimo, una vez terminadas las obras de una infraestructura de alta velocidad ferroviaria se necesitan seis meses para realizar todas las pruebas. Unos plazos que no pueden definirse debido a la complejidad que conlleva todo lo necesario para confirmar que los viajes en tren a alta velocidad cumplen los requisitos técnicos y de seguridad.

Pero los efectos positivos para el transporte de ferrocarril entre Madrid y Galicia se verán de forma progresiva. Según las estimaciones de Isabel Pardo, presidenta de Adif, el tiempo de viaje entre Madrid y Orurense se reducirá primero a tres horas y media.

Por su parte, el trayecto desde la capital a Santiago será de cuatro horas y 14 minutos y la unión con A Coruña, llegará a las cuatro horas y 50 minutos. La puesta en servicio íntegra de la línea provocará que Ourense y Madrid estén conectadas en dos horas y 15 minutos. Los tiempos entre la capital del Estado y Santiago serán de dos horas y cincuenta minutos.

Mientras tanto, se necesitarán tres horas y 25 minutos para unir Madrid y A Coruña, tres horas y 20 minutos para el Madrid-Vigo y tres horas y 10 minutos para la unión entre Madrid y Pontevedra.

Todo el corredor Mediterráneo será licitado

En lo que respecta al corredor Mediterráneo, seguramente el trazado que aúna más intereses políticos y económicos de la red de alta velocidad ferroviaria pendiente, 2019 va a ser un año en el que quedarán licitados todos los trazados necesarios para culminar esta infraestructura.

En este sentido las previsiones del Ministerio de Fomento indican que en marzo de 2019 todos los tramos necesarios para que un tren de alta velocidad circule entre Algeciras y la frontera francesa estarán licitados. A partir de ese momento llegará el turno de las adjudicaciones y las ejecuciones de los mismos.

El objetivo del equipo del ministro Ábalos es que en 2021 entre en servicio el corredor Mediterráneo con ancho europeo. Una primera versión que contaría con alguna limitación de velocidad y que, durante el año siguiente, debería ser capaz de estar a pleno rendimiento.

Luz verde a las nuevas estaciones vascas

Otro corredor que crea casi tanta expectación como el Mediterráneo es el encargado de unir Madrid y las tres capitales del País Vasco. En este caso la fecha marcada en el calendario para su puesta en funcionamiento es el 2023.

En lo que respecta a 2019, durante este ejercicio tendrán que culminarse los planes para las estaciones de alta velocidad de todas las capitales. Por el momento, San Sebastián va por delante. Su nueva estación se comenzará a construir a finales de 2019 y las obras tendrán una duración de unos 10 meses por lo que, de cumplirse los plazos, a lo largo de 2020 la estación estaría lista.

En los casos de Bilbao y Vitoria la mayor complejidad de las obras con respecto a San Sebastián han hecho que los proyectos requirieran más tiempo. El Ministerio de Fomento se comprometió con el Gobierno vasco a que en marzo de 2019 se formalice la aprobación provisional y la información pública tanto de las estaciones como de los soterramientos necesarios. 

En este trazado lo que sí llegará durante 2019 es el final de las obras que permitan llevar la alta velocidad a Burgos. Se espera que a mediados de año todo esté listo para comenzar con el periodo de prueba que, como en el caso gallego, se alargaría durante, al menos, seis meses.

Los AVEs llegarán a Granada

Si una ciudad, y su región, esperan novedades en materia ferroviaria en 2019, esa es Granada. El próximo mes de junio los trenes de alta velocidad comenzarán su explotación comercial uniendo Granada con Madrid.

Se espera que el recorrido entre ambas ciudades tarde unas tres horas. Por su parte, el trayecto Sevilla-Granada se realizará en algo más de dos horas. Unos tiempos de viaje que se espera potencien las capacidades turísticas y comerciales de la región.

En este contexto, 2019 se presenta como un año clave para dar el impulso definitivo a tres corredores clave de la futura red de alta velocidad española.