Energía renovable.

Energía renovable.

Empresas NUEVO AÑO

La transición energética toma forma a base de leyes

Noticias relacionadas

Se esperaba para finales de año, pero todo indica que será 2019 el periodo en el que España verá la primera legislación del Ejecutivo de Sánchez en lo que a transición energética se refiere.

Hay muchas miradas puestas en las nuevas medidas. Desde empresas hasta usuarios pasando por Europa, todos quieren saber qué pasos da el Ministerio para la Transición Ecológica, cuyo nombre demuestra las aspiraciones del Gobierno pero no pone sobre el papel cuáles van a ser los movimientos.

Todo, claro, en base a legislación. De momento, el ministerio que preside Teresa Ribera tiene al menos dos frentes abiertos que resolver de forma inmediata; el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima, por un lado, y la Ley de Cambio Climático y Transición Energética, por otro. A ello se suma las reclamaciones de las energéticas sobre diversos temas como el periodo de apertura de las centrales nucleares, algo que, previsiblemente, se resolverá cuando los dos frentes señalados estén resueltos.

El plan que exige Bruselas...

El nuevo Ejecutivo siempre ha insistido en que el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima, exigido por Bruselas, estaba "a cero" cuando Sánchez llegó a la Moncloa. Es ineludible.

Antes de que acabe el año - o en enero, "porque en Europa son flexibles"-, este plan debería llegar a Bruselas. Se trata de un mandato europeo, para cumplir con los acuerdos de París, y abarca el periodo 2021-2030.

Más específicamente, este plan concreta las medidas necesarias para aproximarse a las directrices en la estrategia de descarbonización. Después, Bruselas tiene un año para revisarlo punto por punto.

... y la ley centrada en España

A este plan se suma la Ley de Cambio Climático y Transición Energética que dará forma a las exigencias de Bruselas conforme al sistema energético en España. Así, y según insisten desde el Ministerio, esta ley será "coherente" con el plan europeo.

"El reto está en avanzar hacia modelos bajos en emisiones en nuestros principales sectores productivos y modelos de racionalización del consumo energético, lo que al tiempo supone una oportunidad para el impulso del crecimiento económico y la generación de empleo", explican desde el ministerio a cuenta de esta nueva ley.

Toda una serie de nuevas bases que, teóricamente, encaminarán a España hacia una transición energética en la que se se decida en qué y cómo deshacerse del carbón y la nuclear, al tiempo que se ponga el valor el resto de fuentes.