Acciona y Air Nostrum entran en el negocio de la alta velocidad ferroviaria.

Acciona y Air Nostrum entran en el negocio de la alta velocidad ferroviaria.

Empresas

Air Nostrum y Acciona cierran un acuerdo para competir con Renfe en el AVE

La primera compañía que va a competir con Renfe en el transporte ferroviario de pasajeros de alta velocidad va tomando forma. Acciona ha confirmado que ha “llegado a un acuerdo con Air Nostrum para lanzar un servicio de alta velocidad en España". 

Así como hace unas días al ser preguntados por el asunto desde Acciona solo reconocían conversaciones, hoy afirman haber llegado ya a un acuerdo pero lo califican como "preliminar". Según fuentes del mercado, esto responde a que este acuerdo no es el definitivo. Air Nostrum y Acciona sólo estarían sondeando la posibilidad de dar entrada a un operador ferroviario.

La inexistente experiencia tanto de Air Nostrum como de Acciona en el negocio de la alta velocidad ferroviaria hace previsible la entrada de un operador en este acuerdo. En este caso desde Francia se apunta a que SNCF, la Renfe francesa, tiene decidido entrar en el mercado español, pero siempre de la mano de un socio local. Del mismo modo, se apuntan a los operadores públicos ferroviarios alemán e italiano, una opción, en principio, más remota.

De hecho SNCF ya tuvo una experiencia internacional en Italia. En 2012, SNCF participó en el lanzamiento de Italo, el primer operador privado de alta velocidad. Las pérdidas acumuladas en esos años y la divergencia de criterio con otros accionistas hicieron que en 2015 esta alianza terminara.

Modelo de negocio centrado en infraestructuras y energía

Desde el lado de Air Nostrum las intenciones de entrar en alta velocidad ferroviaria siempre han sido claras. En cambio, para Acciona esto supone un volantazo en su estrategia si se atiende a las razones que la empresa esgrimió en el pasado para justificar algunas de sus decisiones.

Sin ir más lejos, tras la venta de Transmediterranea a Naviera Armas Acciona el pasado año, Acciona hizo un comunicado en el que José Manuel Entrecanales, presidente de la compañía, declaraba que “esta operación nos permite ajustar y reforzar el modelo de negocio de Acciona centrado en infraestructuras sostenibles y energías limpias en línea con las expectativas del mercado". Poco más de un año después de esta decisión, Acciona anuncia ahora su decisión de entrar en mercado de transporte de personas por ferrocarril.

Aunque algunas informaciones apuntan a que Acciona tiene un porcentaje mayoritario del actual acuerdo, la empresa ha rechazado confirmar esta información. Una decisión que podría estar influida por la intención de dar entrada a un operador ferroviario, momento tras el cual, el grupo quedaría totalmente configurado.

Lo que ya es seguro es que este movimiento se confirma como el pistoletazo de salida de la liberalización del transporte de pasajeros por ferrocarril prevista para 2020. Una realidad que pude tener, meses antes, una especie de pretemporada si finalmente el grupo de Air Nostrum y Acciona comienza a competir con Renfe en la línea internacional (Los trazados internacionales ya están liberalizados) entre Madrid y Montpellier.

¿Quién pone los trenes?

Además de algunos detalles de competencia, esta operación está pendiente del material rodante. La intención inicial era alquilar los trenes a Renfe, algo a la que la operadora se opone. La compra de trenes directamente por parte de Acciona y Air Nostrum parece una opción complicada económicamente (necesitaría una inversión de cientos o incluso miles de millones de euros) y operativamente (los trenes tardaría más de un año en estar listos para operar).

En este contexto la posibilidad de que un operador ferroviario entre en escena vuelve a ganar enteros. SNCF anunció el pasado verano su intención de invertir 3.000 millones de euros en hacerse con 100 trenes de alta velocidad. Un material rodante que puede ayudar a liberar otros trenes que podrían ser adaptados para operar en España.

Así las cosas, todo apunta a que este no es el capítulo definitivo de la configuración del primer operador ferroviaro que hará la competencia a Renfe. Lo que sí ya es irremediable es que el transporte de pasajeros por ferrocarril en España ha dejado de ser un monopolio. Ahora llega el momento de ver qué volumen de negocio y de beneficios puede llegar a tener este mercado.