Empresas

'Women to Watch': PwC deja sin excusas a las empresas que no fichan consejeras

Los consejos de administración de las grandes multinacionales del Ibex y de otros colosos tienen un problema. La representación de mujeres en sus consejos de administración está muy por debajo de lo que debería. Pero esto también supone una gran oportunidad para mujeres muy preparadas que pueden aspirar a estas posiciones. 

Una de estas iniciativas la lleva a cabo la firma PwC, que mantiene un programa denominado Women to Watch (mujeres en las que fijarse) que tiene el objetivo de ayudar a mujeres directivas a convertirse en consejeras. Cada año, escogen a 40 mujeres sobradamente preparadas a las que los cazatalentos deberían estar rifándose para ocupar posiciones en consejos de administración. En su tercera edición participan directivas destacadas como Eva Fernández, consejera delegada de EL ESPAÑOL; Amalia Blanco, dircom de Bankia, o Alba Tous, presidenta de Tous.

Aunque otros países como Alemania, Francia, Italia, Austria u Holanda han seguido la estela de Noruega y han optado por obligar a las mujeres a incorporar un porcentaje de mujeres en sus consejos, por el momento en España sólo ha habido recomendaciones en las que la Ley de Sociedades de Capital o el Código de Buen Gobierno promueven alcanzar un 30% de representación femenina. En el Ibex 35 la cosa está en torno al 22%, en el resto de cotizadas está en torno al 14% y si salimos de las cotizadas el porcentaje se queda en el 8%.

Buenos resultados 

Isabel Linares, senior advisor en PwC y responsable del programa, se felicita por la iniciativa y tiene datos para hacerlo. “Ya tenemos a 14 mujeres de la primera y de la segunda edición que ya han accedido a consejos de administración y, en total, ha habido 29 mujeres en procesos de selección”, explica a EL ESPAÑOL.

Sobre la nueva ley aprobada recientemente que reforma la Ley de Igualdad de 2007 y exige presencia igualitaria en los consejos, Linares es prudente. “Vamos a ver qué pasa con ella porque fija un plazo de aquí a 2023 y acaba de iniciar su camino parlamentario. Quizá antes veamos una directiva comunitaria que exige un 40% de mujeres en los consejos”, explica. 

“El margen de mejora es abrumador. Un 40% de empresas en este país no tienen a ninguna mujer en su consejo.  Han mejorado ligerísimamente, medio punto por año. Todas las empresas dicen que están en ello, pero es más ruido que avance legal. Es un tema más estético”, lamenta Linares. .

Para Linares, no ha habido muchos cambios en la cifra de 80 mujeres en el Ibex 35, aunque como los consejos se están reduciendo los porcentajes aumentan. “Hace poco escuchábamos que al ritmo actual se llegará a la igualdad en el mundo societario en 2030”, explica a EL ESPAÑOL. 

Afortunadamente “nadie duda ya de la capacidad y la preparación de las mujeres, eso ya no es un debate. Pero sí hay muchísimas mujeres que no tienen la visibilidad que tienen sus equivalentes masculinos. Por eso damos tanta importancia al networking en el programa. Pero hay mujeres muy solventes con grandes trayectorias y experiencias muy diversas, con ambición y ganas. Son mujeres que están a punto de caramelo para ser consejeras, que les falta el último empujón”, explica la responsable del programa,

Un programa muy solicitado

Linares reconoce que se están posicionando bien en el mercado y que, aunque se recluta a las escogidas por invitación, cada vez reciben más solicitudes de información. Y es que muchos cazatalentos recomiendan a mujeres de altas capacidades incorporarse a esta iniciativa, que además crea una comunidad entre las nuevas incorporaciones y las antiguas alumnas

“Hemos creado unos criterios de selección para que las 40 mujeres que estén ahí cumplan con unos criterios objetivos. Pedimos 15 años de experiencia, una sólida trayectoria profesional, ‘sororidad’ y generosidad con otras mujeres para que luego sean ellas mismas mentoras, y que ocupen cargos bien de directoras generales o bien formen parte del comité de dirección reportando al director general”, subraya.

La iniciativa, en el marco de los programas de responsabilidad social corporativa de PwC, es pionera aunque se está estudiando cómo exportarla a otros países. “Es importante aprovechar la ventana de oportunidad que tenemos, con las recomendaciones de buen gobierno, de aquí a 2020. No hay consejo de administración de una cotizada que no pida que en la terna final haya mujeres”, concluye la directiva.