Lucas Vázquez pelea un balón con Granero, en una imagen de archivo.

Lucas Vázquez pelea un balón con Granero, en una imagen de archivo. EFE

Empresas TELECOMUNICACIONES

Vodafone ha perdido desde mayo el 20% de sus abonados de fútbol: 70.000 clientes

Vodafone sigue en su lucha por intentar minimizar el impacto de la guerra del fútbol en su base de clientes, tras decidir no emitir esta temporada la Champions League y El Partidazo. Los datos a los que ha tenido acceso EL ESPAÑOL indican que la operadora británica habría perdido aproximadamente el 20% de sus clientes de fútbol entre los meses de mayo y septiembre. Hablamos de unos 70.000 abonados frente a los 350.000 con los que contaba al finalizar la pasada temporada.  

Por otro lado, otras fuentes del mercado apuntan a que Movistar habría arrebatado unos 100.000 clientes totales a Vodafone durante toda la campaña del fútbol. Cifras que se conocen después de dos meses de lucha brutal entre las tres principales telecos (Telefónica, Vodafone y Orange), con agresivas ofertas, descuentos del 50% en paquetes convergentes y televisión gratis por un año.

Desde enero, Vodafone ha defendido en todos los foros su decisión de no renovar los derechos del fútbol esta temporada, por el negativo impacto que ha tenido en las cuentas de las operadoras de telecomunicaciones. En el caso de la teleco británica, su CEO para España y Portugal, Antonio Coimbra, dijo en febrero que quitándose estos derechos e incluso perdiendo a todos sus clientes de fútbol, podrían ganar dinero.

Coste de los derechos del fútbol

Coimbra indicó entonces que el coste de todo el fútbol era de 300 millones de euros anuales para la operadora y que los ingresos de todos sus abonados a este contenido no llegaban a cubrir este coste. Un impacto que se ha visto reflejado en las cuentas de la operadora del pasado curso, el único en el que lograron reunir todo el fútbol en su televisión más los derechos de la Fórmula 1 y Moto GP.

Los datos contenidos en sus cuentas anuales reflejan que el curso 2017-2018 Vodafone España SAU perdió 180 millones de euros frente a los 132 millones del curso anterior. En la compañía explican esta diferencia por la reducción de los ingresos por venta de terminales pero también por la adquisición de contenidos.

Entre abril de 2017 y marzo de 2018, el coste en “contenidos y otras materias consumiblesaumentó en un 65% desde los 193,1 millones del curso 2016-2017 hasta los 319,7 millones, 126,6 millones más. Si sumamos los contenidos computados en Vodafone ONO SAU, vemos que Vodafone España se gastó 409,5 millones en contenidos para todo el grupo el pasado curso, un crecimiento del 29% equivalente a 99 millones de euros.

Se reducen los márgenes

Datos que explican la renuncia de Vodafone a emitir fútbol esta temporada y su apuesta por emitir todo el cine y las series. Para este curso, Vodafone espera ahorrarse unos 150 millones de euros sin la Champions ni El Partidazo y eliminar definitivamente su factura del fútbol para verano de 2019, cuando se acabe el contrato de emisión de ocho partidos de La Liga, adquirido por tres años a Mediapro.

Frente a esto, otras fuentes advierten que el ahorro de 150 millones durante este año por el fútbol no ha podido ser aprovechado por Vodafone debido al elevado coste de sus promociones, del regalo de algunos de sus productos y de ofrecer al 50% sus productos durante uno, dos años o para siempre. En la teleco reconocen que este impacto puede incidir en sus márgenes, pero creen que todo el sector tendrá que pagar la elevada factura de promociones, que en el caso de Orange y Movistar deben sumar además el coste de la compra del fútbol.

Portabilidades del mes de septiembre

Los datos a los que ha tenido acceso EL ESPAÑOL también incluyen cifras estimadas de las portabilidades cursadas hasta el 22 de septiembre, que reflejan en buena medida el efecto de las campañas del fútbol en las telecos. En este apartado Vodafone se ha dejado 33.000 clientes fijos de internet, los relacionados con los paquetes convergentes y, por tanto, con el fútbol. Si ponemos el foco en móviles la pérdida ha sido de 47.000 líneas.

En el caso de los móviles, la portabilidad de Vodafone se ha reducido a la mitad respecto de agosto cuando fue de 94.000 líneas. De esta manera, se advierte que las portabilidades fijas que se pidieron en agosto -y que iban ligadas a cambios de líneas móviles- no han aumentado de manera considerable en septiembre. En agosto la portabilidad de líneas de internet fue de 30.000 en Vodafone y en septiembre la caída se ha acentuado un 10%.

Respecto de la portabilidad de la competencia, las fuentes consultadas por este diario indican que -a falta de una semana para que cierre el mes- Movistar habría ganado unas 13.000 altas en fijo que se suman a las 3.500 del mes pasado. En móviles, durante septiembre lleva ganadas 34.000 líneas frente a las 68.700 que ganó en agosto.

Comparativa anual

En el caso de Orange, ha ganado unas 5.000 líneas fijas tras mejorar las  4.600 en agosto y en móviles se ha mantenido su pérdida de 29.000 del mes de agosto. Finalmente, MásMóvil ha ganado unas 11.000 líneas fijas tras aumentar en 17.600 en agosto, mientras que en móviles lleva ganadas unas 38.000 líneas, similar al mes anterior. 

Fuentes del sector advierten que si estos datos se comparan con septiembre del año pasado, se aprecia una tendencia que afecta más a Vodafone y que favorece a los otros operadores. En el caso de la británica, hace un año ganó 7.500 líneas fijas de portabilidad, es decir se ha detenido el crecimiento que venía registrando hace doce meses -con una pérdida de 33.000- y con similares condiciones de mercado.

Caso contrario de Movistar que perdía 27.00 líneas fijas en septiembre del año pasado y que ha ganado en este comienzo de curso 13.000. Orange perdía hace un año 9.100 en fijo y ahora gana 5.000.

Con todo, otros expertos consultados indican que tras la revolución agosto y septiembre las cifras globales de los operadores no deberían variar demasiado en lo que resta del año, tras los meses más duros para las campañas del fútbol, con el comienzo de la Liga y de la Champions. De hecho, advierten que al menos la mitad de las altas -y bajas- del año relacionadas con este deporte se producen precisamente en estos dos meses.