Jesús Nuño de la Rosa, el nuevo presidente de El Corte Inglés.

Jesús Nuño de la Rosa, el nuevo presidente de El Corte Inglés.

Empresas DISTRIBUCIÓN

Nuño de la Rosa, el primer presidente ajeno a las familias de El Corte Inglés

Arturo Criado Nerea San Esteban

Acaba de llegar a la presidencia de El Corte Inglés, pero Jesús Nuño de la Rosa ya ha hecho historia al frente de los grandes almacenes. Tras la destitución de Dimas Gimeno se ha convertido en el quinto presidente de la firma, y en el primero que no procede de la familia fundadora.

Licenciado en Económicas y Empresariales, Nuño de la Rosa y Coloma es, a sus 55 años, el candidato escogido por el consejo de administración para intentar dejar atrás una de las etapas más convulsas de la historia reciente de El Corte Inglés. Sin embargo, no parece que lo vaya a tener fácil ya que su antecesor en el cargo, Dimas Gimeno, ya ha anunciado que impugnará el consejo que ha elevado a Nuño de la Rosa a la presidencia.

Hombre cercano, de carácter amable y al que le gusta estar al día de todos los asuntos que están bajo su mando, tal como le definen quienes le conocen, ha desarrollado buena parte de su carrera al frente de Viajes El Corte Inglés como director general, puesto al que llegaba en 1998. Desde entonces, la historia de la agencia de viajes está plagada de éxitos. Ha conseguido situarse como uno de los principales actores del mercado y uno de los puntales del beneficio del Grupo, por detrás de los Grandes Almacenes.

Esa labor al frente de Viajes El Corte Inglés fue la que le valió para situarse como uno de los hombres escogidos para llevar el día a día del Grupo El Corte Inglés. En octubre de 2017 era nombrado consejero delegado junto a Víctor del Pozo. Nuño se ocupaba de la parte más corporativa y de las filiales del grupo, mientras que Del Pozo se hizo cargo de la parte comercial. Desde entonces el ahora presidente se ha molestado en conocer todas y cada una de las unidades de negocio que estaban bajo su mando.

Prueba de su trabajo al frente de la parte corporativa de El Corte Inglés, explican en el interior de la empresa, es su implicación y trabajo en la última refinanciación de 3.650 millones de euros pactada con los bancos. Así que no se puede descartar que siga manteniendo, ahora como presidente, sus funciones ejecutivas en esta materia.

Figura de consenso

La figura de Nuño de la Rosa ha sido considerada como una figura de consenso en el seno de El Corte Inglés. Una vez que Marta Álvarez se autodescartó, y ante la imperiosa necesidad de profesionalizar la gestión, el nombre del nuevo presidente era el que más gustaba a las distintas partes implicadas en la guerra por la sucesión: Marta y Cristina Álvarez por un lado, Dimas Gimeno por otro, y Florencio Lasaga y Carlos Martínez Echevarría en calidad de representantes de la Fundación Ramón Areces (máximo accionista).

Fuentes consultadas por EL ESPAÑOL explican que la apuesta del equipo formado Nuño de la Rosa como presidente y Víctor del Pozo como CEO supone recuperar el espíritu de Isidoro Álvarez. ¿El motivo? Ambos fueron nombrados por el fallecido presidente como director general de Viajes El Corte Inglés en el caso de Nuño de la Rosa y como director de compras de los grandes almacenes. Por tanto, ambos están empapados del espíritu del expresidente. 

Gusta a los trabajadores

No sólo les convence a los jefes. También a la plantilla. Trabajadores consultados por EL ESPAÑOL se muestran satisfechos con su llegada ya que conoce bien las estructuras del negocio y también a su personal. Pero lo que más les convence es que, por fin, alguien coja el timón de la nave y la dirija con mano firme hacia buen puerto.

Esas cualidades son las que hace que muchos de los trabajadores lo vean como un “hijo de Florencio Lasaga”, consejero y presidente de la Fundación Areces. De hecho, esa proximidad es la que se señala por parte de los más críticos con todo lo que está ocurriendo. Incluso el propio Gimeno, en una entrevista en Expansión este miércoles, decía que no se trata de la persona más afín a las hermanas Álvarez, sino a los ‘históricos’ procedentes de la Fundación.

Sin embargo, Gimeno no escatimaba a la hora de valorar su figura como “una persona preparada y un profesional que ha hecho un gran trabajo”. Ahora bien, estimaba que, a lo mejor, le faltaba algo de preparación porque “hacen muchos años en los grandes almacenes para estar al frente de El Corte Inglés”.

Aunque aún es pronto para atisbar cuáles serán las líneas maestras de su mandato, a la vista de la carta enviada a los trabajadores junto a Del Pozo, se pueden intuir algunas de esas líneas: avanzar en la transformación digital, buscar la excelencia e incrementar la apuesta por las marcas. Todo ello acompañado de la solidez financiera y, sobre todo, apoyándose en el personal que está en la casa.

Una casa que, a priori, le recibe con los brazos abiertos y con la esperanza de que El Corte Inglés cope titulares por su faceta empresarial, no por la guerra accionarial. El reto está servido.