Imagen de la app de LaLiga.

Imagen de la app de LaLiga. E.E.

Empresas

Fluzo: la pequeña startup madrileña que creó la 'app' espía de LaLiga

  • La aplicación de LaLiga, junto a la startup, podría incumplir el Reglamento General de Protección de Datos. 
  • La tecnología de Fluzo permite cosas como recibir notificaciones sincronizadas con los anuncios de televisión que estás viendo.
Carlos R. Cózar Miguel Ángel Uriondo

LaLiga tiene mucho trabajo. En esta ocasión no tendrá que cuadrar horarios ni calendarios. Tampoco tendrá que hacer frente a leer los faxes que den el ‘OK’ a un fichaje de relumbrón. Esta misma semana se conocía que LaLiga utiliza los micrófonos de los móviles que tienen instalada su app para detectar los bares que no pagan la cuota de suscripción especial, y deberá contestar a varias cuestiones sobre la legalidad de sus acciones.

Según el comunicado oficial de la organización, la aplicación de LaLiga detectaba, a través de un sonido encriptado con un código binario que se emitía a través del audio ambiente de la televisión, si el establecimiento tenía licencia para emitir partidos de Primera División y Segunda o no.  

A su vez, la Liga se defendía argumentando que en ningún momento se activaría el micrófono y el geoposicionamiento si no se produce “en franja horaria en la que haya competición” y sin “expreso consentimiento del usuario a través de la app”. Precisamente, la aplicación móvil resulta fundamental para resolver varias dudas acerca de si el organismo futbolístico cumple o no con el Reglamento General de Protección de datos (RGPD).

Fluzo: la startup que ‘escucha’ los partidos

Para arrojar luz a este entuerto debemos poner en el mapa a Fluzo. Esta startup española es la proveedora de la ‘app’ de LaLiga, según confirmó a EL ESPAÑOL la propia startup.

LaLiga explicó que Fluzo se encarga de gestionar y recopilar los datos que obtiene del micrófono de cada usuario. La tecnología con la que trabaja para conseguir captar y reconocer el famoso sonido ambiente del partido de fútbol está basada en una huella dactilar digital. O lo que es lo mismo, funciona como la archiconocida plataforma de reconocimiento de música Shazam.

¿Y en qué otros negocios trabaja esta empresa? Esta startup madrileña fundada en abril de 2013 y cofundada por José Luis García Muños y Marcos Patricio Pinazo Perpiñán, se dedica a conectar los medios tradicionales con los dispositivos móviles, haciendo contenido interactivo y medible. Pretende ser “el Google Analytics de los medios tradicionales, ya que permite a los clientes la compra automatizada que facilita el proceso de venta y escalabilidad de negocio”, según indica en su web.

Es decir, recoge información de la programación a través de los dispositivos móviles para monitorizar el consumo de los espectadores en la televisión y ofrecer métricas digitales sobre contenidos. Esto permite saber qué funciona mejor, cuándo funciona mejor o con quién funciona mejor.

¿Para qué sirve todo eso? Básicamente para identificar nuevos segmentos en las audiencias, optimizar las inversiones en producción de contenidos, o generar nuevos formatos publicitarios como las notificaciones sincronizadas con los anuncios

¿Contra la Protección de datos?

Esta monitorización, pues, le viene de perlas a LaLiga. Hasta aquí todo normal. Pero las dudas sobre el cumplimiento del Reglamento General de Protección de datos aumentan si se ‘destripa’ la aplicación de la entidad dirigida por Javier Tebas. El blog de ingeniería inversa, malware y criptografía reversecodes cree que Fluzo es un actor fundamental, y que hay dudas sobre la legalidad del proceso.

LaLiga aseguraba que en ningún momento se accedía al contenido del micrófono salvo que fuese en horario en los que se disputaban partidos. Sin embargo, según indica el autor del texto en reversecodes, y según confirman diversos expertos a este medio, con el análisis de la app en la mano las cosas son distintas. Una de las funciones con las que está programada la app activa el micro cada vez que se abre y se cierra, e incluso tiene orden para activarlo cada 30 minutos.

Shazam, una aplicación con tecnología similar a la de Fluzo, utiliza este sistema para capturar y reconocer las canciones. Envía a un servidor los códigos y éste los interpreta e identifica. ¿Cuál es la diferencia? Que LaLiga aseguraba que en ningún momento enviaba estos datos a terceros y que sólo lo hacía de forma local.

Por último, lo más importante: LaLiga se expone al duro trámite de poder ser denunciada por incumplir el RGPD. Las condiciones legales que aparecen en su aplicación dejan claro que los datos personales no serán cedidos a otras personas o empresas para ser utilizados para sus propios fines, y puede interpretarse que Fluzo lo es.

Por ello, Facua considera que la aplicación móvil de La Liga podría vulnerar la RGPD al solicitar a los usuarios que le autoricen a utilizar sus móviles para grabar el sonido de los bares donde se proyectan partidos con el objetivo de emprender acciones contra aquellos establecimientos que no hayan pagado los derechos de emisión.

LaLiga se defiende

Este periódico se ha puesto en contacto con LaLiga. El organismo insiste en que antes de lanzar este recurso se cercioraron de que no incumpliesen la ley. Por otra parte mantiene la certeza de que se ha obrado bien después del asesoramiento jurídico.

En cuanto a las controversias generadas por la publicación del blog, LaLiga admite que la tecnología aplicada es la misma a la que hace referencia el autor, aunque asegura que parte de lo que explican es erróneo. Es el caso de las franjas de activación, vuelven a reiterar que "sólo se activa cuando hay partido".

A su vez, el órgano rector del fútbol español recalca que el micro sólo se activa si "se concede un permiso expreso".