Pedro Sánchez posa para los medios.

Pedro Sánchez posa para los medios. Reuters

Empresas INVERSIÓN

Goldman Sachs confía en que Pedro Sánchez no frene la economía española

El banco de inversión asegura que España mantendrá una expansión robusta en 2018 y 2019.

El nuevo Gobierno liderado por Pedro Sánchez, surgido tras la moción de censura planteada contra Mariano Rajoy, no implica un riesgo para la buena marcha de la economía española, que mantendrá una expansión robusta en 2018 y 2019, según Goldman Sachs.

"En nuestra opinión es improbable que el cambio de Gobierno perturbe a la economía española", señalan los analistas del banco estadounidense. "Seguimos pronosticando un fuerte crecimiento económico en España en 2018 y 2019", añaden.

En este sentido, Goldman Sachs considera que más adelante, en preparación de unas futuras elecciones, el nuevo Gobierno podría tener incentivos para acometer una política fiscal algo más expansiva.

Por otro lado, el banco estadounidense señala además que en el caso de España no existe el riesgo de que los partidos que podrían llegar a formar parte de este nuevo Gobierno cuestionen la pertenencia de España a la Unión Europea (UE).

De este modo, la entidad opina que la incertidumbre política derivada de una nueva elección y sus consecuencias no debería descarrilar un sentimiento ampliamente positivo hacia el país.

A diferencia de España, en el caso de Italia el banco estadounidense considera "fuera de lugar" la reacción positiva a la formación de Gobierno entre Movimiento 5 Estrellas y Liga, advirtiendo de los incentivos del partido liderado por Matteo Salvini de buscar unas nuevas elecciones, así como del riesgo unas relaciones de confrontación entre el país transalpino y las instituciones europeas.

En este sentido, Goldman Sachs señala que este enfrentamiento podría llevar a los inversores a seguir cuestionando el compromiso del nuevo Gobierno italiano con el cumplimiento de las reglas de la UE y su permanencia en la zona euro, añadiendo que la implementación de las medidas acordadas en su programa, "incluso a mucha menor escala", colocaría nuevamente la deuda pública en trayectoria ascendente y potencialmente podrían desembocar en bajadas de rating.