Una de las atracciones en un centro comercial.

Una de las atracciones en un centro comercial. Urban Planet

Empresas DISTRIBUCIÓN

Así se reinventa el centro comercial: más ocio y apuesta por la actividad física

Con el comercio electrónico apretando, los centros comerciales buscan fórmulas para convertirse en lugares cada vez más atractivos.

Desde una experiencia de vuelo en un túnel de viento hasta camas elásticas para todos los públicos. La reinvención de los centros comerciales está dejando cada vez más espacio a la restauración y el ocio, y ya no vale aferrarse a lo tradicional. El objetivo: ganar visitantes en un momento en el que el comercio electrónico y el trasvase al centro de la ciudad empuja con fuerza. Lo último, el "ocio activo".

"Los propietarios de los centros comerciales se han dado cuenta de que tienen que convertir sus centros en puntos de encuentro", explica a este periódico Carlos García, CEO de Urban Planet Entertainment, una de las empresas pioneras en España en el desarrollo y la gestión de este tipo de atracciones. Según sus cálculos, estos parques, en los que la actividad física tiene un papel protagonista, impulsaron el año pasado hasta un 10% la afluencia a los centros comerciales.

Sin ir más lejos, Urban Planet, que terminará el mes con seis parques de este tipo en centros comerciales -cinco en Madrid y uno en Alicante-, prevé inaugurar cerca de 20 en lo que queda de 2018, repartidos por toda España. Dentro o fuera del centro comercial, existen todo tipo de atracciones que se adaptan a la superficie disponible para dar el paso "de centro comercial a centro experiencial".

"Estamos entrando a todo tipo de centros comerciales, y el concepto está funcionando", asegura García, que reseña que por cada cliente de una de estas atracciones, hay dos o tres personas que lo acompañan. Y eso se traduce en afluencia para el centro comercial y, a la vez, en ventas.

La gran apuesta

El centro comercial no solo aguanta en España, sino que está creciendo. Según datos de la Asociación Española de Centros y Parques Comerciales (AECC), durante 2017 las ventas crecieron un 3,5%, hasta 43.590 millones de euros; en ese periodo, las aumentaron sus visitantes un 1,5%.

Las razones se encuentran, entre otras cosas, en la gran apuesta que se está haciendo por la restauración y el ocio, como una forma de diferenciarse ante otros modos de comprar. Cuanto más tiempo pase el cliente en el centro, mejor. En este sentido, hace 20 años este segmento ocupaba el 3% de la superficie comercial; hoy, la cifra se sitúa en 15%.

"Juega un papel muy importante, porque el centro comercial te permite diferenciarte de otros modelos de distribución", explicaba el presidente de AECC, Javier Hortelano. Ahí entra el "ocio activo". La apuesta es grande. Está por ver si acaba teniendo un papel protagonista.