Florentino Pérez, presidente de ACS y Giovanni Castelluci, CEO de Atlantia.

Florentino Pérez, presidente de ACS y Giovanni Castelluci, CEO de Atlantia.

Empresas INFRAESTRUCTURAS

La guerra por Abertis termina un año después

El plazo para suscribir la OPA termina este martes, el mismo día en el que ACS celebra Junta de Accionistas. 

Abertis se despide este martes del Ibex 35. El valor abandonará la cotización el mismo día en el que termina el plazo de aceptación de la OPA lanzada por ACS, Hochtief y Atlantia. Una operación en la que el tridente desembolsará 18.200 millones de euros para conformar un gran grupo de gestión de infraestructuras a nivel mundial, y con proyectos futuros en los que participar por valor de 200.000 millones.

Una operación en la que ha sido esencial el papel jugado por Criteria como máximo accionista. Su intención de sumarse a la propuesta lanzada por el equipo liderado por Florentino Pérez, expresada a través de los miembros del consejo de administración de Abertis, ha arrastrado al resto de accionistas. En cualquier caso, en los próximos días sabremos si todavía queda alguno que no haya decidido sumarse.

Será entonces cuando comience el proceso para comprar el porcentaje que no se haya sumado a la OPA y poder excluirla de cotización, tal y como figura en el folleto de compra aprobado por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Un año de lucha

Concluye así una batalla por el control de Abertis que ha durado un año y que ha terminado en una entente cordial entre quienes parecían estar abocados a ser enemigos acérrimos. ACS-Hochtief y Atlantia han sellado una alianza para el control del gestor de infraestructuras. Para ello se ultima ya la creación de una sociedad que se haga con el control de la compañía y que estará participada por ACS (30%), Hochtief (20%) y Atlantia (50%) más una acción.

Será entonces cuando comience la reorganización societaria, pero también ‘administrativa’ con el nombramiento de nuevos cargos. El nombramiento del presidente de la sociedad recae en manos de ACS y, como ya adelantaba EL ESPAÑOL, se perfila para el cargo Marcelino Fernández-Verdes. El número dos de la compañía será nombrado por Atlantia; el propio CEO, Giovanni Castellucci, ha reconocido que será consejero de la nueva Abertis, y todo apunta a que también será Ejecutivo.

En cualquier caso, desde Italia y desde Madrid se envían señales de continuidad hacia la gestión de Abertis, que podrían implicar mantener la actual estructura directiva. No hay que olvidar que José Aljaro tiene poderes ejecutivos tras la salida de Francisco Reynés hacia Gas Natural, pero con rango de director general.

Con esta operación ACS y Atlantia pretenden crear un gigante mundial que cuadre el ciclo completo. Es decir, la construcción de las infraestructuras y su posterior gestión. El propio Castellucci reconocía en el Corriere della Sera que la primera aproximación interesante que hay es el plan de autopistas de Sydney, en donde tendrán un gran acceso gracias a la presencia de ACS-Hochtief en el país; pero también a otros países como Estados Unidos, Canadá y, por supuesto, Alemania.

Operaciones derivadas

El fin del proceso de aceptación de la OPA sobre Abertis coincide con el mismo día en el que ACS celebra su junta de accionistas en Madrid. Habrá que ver las referencias que pueda hacer el presidente, Florentino Pérez, sobre una operación en la que hay puestas grandes expectativas.

Se trata de una alianza a largo plazo con compromiso de permanencia durante una década. Aunque se abre la puerta para que, a partir del quinto, puedan comenzar operaciones de venta por parte de cualquiera de las partes. Además, a partir del octavo año cabe la posibilidad de que vuelva al mercado.

Se trata de la mayor operación del año en el mercado español que va a generar movimientos en cascada. En primer lugar, porque una vez cerrada la operación en el tercer trimestre del año, se procederá a la venta de las acciones de Abertis en Cellnex. En concreto, del 29% de la participación que irá a manos de Edizione, propiedad de la familia Benetton por importe de 1.500 millones de euros.

Está por ver qué ocurrirá con el 5% restante que podría recalar en manos de Criteria. El actual mayor accionista de Abertis recibirá algo más de 3.000 millones de euros por la venta de la gestora de infraestructuras. El brazo inversor de La Caixa tendrá, entonces, una gran liquidez que deberá invertir en los próximos meses para garantizar el retorno necesario que le permita dotar de dinero a la Obra Social.

La otra gran operación que está pendiente es la venta del paquete del 90% que tiene Abertis en Hispasat. Una compañía en la que está interesada Red Eléctrica y por la que lleva en negociaciones desde hace un año. No hay propuesta formal encima de la mesa, pero la idea de la compañía pública era abonar 950 millones de euros; sin embargo, desde ACS y Atlantia creen que debería pagar, al menos, 1.138 millones.