Saúl Ñíguez se lamenta en el partido Atlético - Betis.

Saúl Ñíguez se lamenta en el partido Atlético - Betis. REUTERS

Empresas DERECHOS AUDIOVISUALES

Los clubes, convencidos de que Telefónica pagará por los derechos de La Liga

Los equipos de primera división creen que la operación se terminará cerrando, aunque consideran que por menos dinero que los 1.300 millones que pide Javier Tebas.

Fernando Cano Arturo Criado

La Liga publicará en pocos días el pliego de la subasta de derechos audiovisuales para las tres temporadas que comienzan en el curso 2019-2020. Una verdadera partida de ajedrez que comenzará después de varias semanas en que los diferentes afectados han “calentado la puja” con diferentes niveles de hostilidad. Javier Tebas pide 1.300 millones de euros por cada temporada en el mercado doméstico y las operadoras de telecomunicaciones quejan públicamente de que este precio es desorbitado.  

Dos posturas que hasta el momento están en las antípodas y una disputa que pone en riesgo la emisión por televisión de La Liga en España, un ingreso clave para los clubes de fútbol que reciben cuatro de cada diez euros de su facturación por esta vía. Una situación de absoluta dependencia ya que de los 901 millones que La Liga ha aumentado sus ingresos en dos años, el 67% corresponde exclusivamente al contrato de televisión.

Una situación que, sin embargo, no preocupa a los clubes de fútbol. Según ha confirmado EL ESPAÑOL, los equipos “están tranquilos” ya que creen que finalmente los operadores accederán a emitir La Liga y pagarán por sus derechos. Incluso se atreven a apostar por uno de ellos: Telefónica. Y lo será, explican en unos de los clubes, porque no le queda más remedio que pagar.

La posición de Telefónica

El análisis que hacen los equipos de Primera es que el presidente de Telefónica José María Álvarez-Pallete necesita hacer crecer a Movistar+, y la única forma que tiene ahora mismo de conseguirlo es mediante el deporte, y el fútbol sigue siendo el principal reclamo.

Hasta el momento, la operadora ha renovado la NBA y el Mundial de Fórmula 1, aunque tras largas negociaciones que se alargaron por casi un año. Un período en que además sus abonados en televisión se dispararon hasta rozar los cuatro millones, tras ganar 300.000 clientes en un año al cierre del primer trimestre.  

Los clubes creen que la estrategia de convertirse en productor de contenidos será viable a medio largo plazo, pero no a corto. “¿Te imaginas qué ocurriría si mañana Orange se hace con los derechos? Una fuga de clientes de Telefónica, y no se lo puede permitir”, sentencian. Durante los dos últimos años Telefónica, Vodafone y Orange han competido en igualdad de condiciones ya que todos han ofrecido La Liga y la Champions League.

1.300 millones, una cifra "sobreestimada"

En cualquier caso, la tranquilidad entre los clubes es absoluta. Ahora bien, recuerdan que debe ser una calma relativa. Las estimaciones que hacen las directivas es que probablemente las cifras que maneja Javier Tebas estén sobreestimadas. Es decir, que dan la razón a Pallete cuando dice que no está dispuesto a pagar las cantidades que abonó en la última subasta. “Es probable que se cierre por un importe inferior a lo que pide La Liga”, explican, pero será una cifra “importante”.

Javier Tebas pide 2.300 millones de euros por temporada, de los cuales 1.300 millones se deberían recaudar en el mercado español. Una cifra que a Tebas le parece justa y en la línea de lo que vale el producto, partidos que generan las mejores audiencias para las televisiones y, según dice, es la principal fuente de captación de abonados. Del lado de las operadoras, Antonio Coimbra, consejero delegado de Vodafone en España cifró el umbral de la rentabilidad entre los 500 y los 600 millones.

En cualquier caso, estamos hablando de un montante un 53% superior al que recibieron los clubes en la temporada 2016-2017, la primera con el actual modelo de venta centralizada. En el último año computado, los clubes recibieron cerca de 1.500 millones, una cifra que se elevaría hasta los 1.700 millones en la temporada que está a punto de concluir.

El actual contrato

Los principales lotes del contrato en vigor y que expira la temporada 2018-2019 fueron adjudicados a Movistar y Mediapro. La operadora se quedó con el principal partido de la jornada en primera elección por 750 millones de euros y la compañía de Jaume Roures se adjudicó los restantes ocho partidos en pago tras abonar 1.900 millones.

Posteriormente, Mediapro empaquetó sus derechos en el canal Bein Sports Liga que cedió a Vodafone y Orange, por un coste fijo equivalente a su número de abonados. Con Telefónica la negociación fue más tensa y duró varios meses, aunque finalmente se llegó a un acuerdo por 2.400 millones, incluyendo Liga y Champions.

Después de casi dos temporadas de emisión con este contrato, las operadoras reconocen en privado que el negocio ha sido “ruinoso”, que el precio fue muy elevado y que les ha sido imposible rentabilizar la compra del fútbol. Telefónica, Orange y Vodafone han optado por no trasladar todo el coste a sus clientes en medio de una guerra de ofertas para intentar arrebatar clientes a la competencia y la estrategia no ha resultado, al menos en términos económicos.

Las 'telecos' se plantan

Desde hace unas semanas, las telecos vienen diciendo públicamente que no están dispuestos a seguir inflando la burbuja del fútbol y que se plantean vivir sin estos derechos. El último en hablar ha sido el consejero delegado de Telefónica Ángel Vilá quien durante la conference call con analistas realizada este jueves no se mostró muy convencido de apostar fuerte por La Liga y volvió a recordar que se plantean seriamente no renovar la Champions League con los actuales precios del mercado.

Coimbra, de Vodafone, fue más directo respecto del coste del fútbol. Reconoció que estos contenidos le suponen unos costes de 240 millones y que, juntando los ingresos de todos los clientes que contratan este paquete, no superan los 200 millones de ingresos. Sin fútbol, ganaría dinero incluso si todos estos usuarios abandonasen la compañía.

Un poco más moderados se muestran en Orange donde su objetivo es tener contenidos a un precio adecuado para sus clientes. "Estamos abiertos a negociar, pero no estamos dispuestos a alimentar la burbuja del fútbol", indicaron. Respecto de la participación en la subasta de La Liga indicaron que se rigen por criterios de rentabilidad por lo que "hacen las ofertas que se ajusten a sus presupuestos".

Mercado a la baja en el resto de Europa

En contra de la Liga, también juega el comportamiento de otros países europeos, donde la mayoría de las operadoras también están pujando a la baja. La propia Liga recibió ofertas inferiores a las esperadas en dos de los principales mercados: Reino Unido e Italia y en el caso de Inglaterra fue un 70% inferior a lo esperado. También en Reino Unido, BT Sports y Sky se quedaron con los principales paquetes para el periodo 2019-2022 por 5.016 millones, frente a los 5.800 millones de euros del ciclo anterior.

La guinda a toda esta polémica la puso la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia (CNMC) que el martes hacía público su fallo sobre el borrador de las condiciones de la futura subasta de La Liga. Entre otras cosas, el regulador pidió retirar el lote que permitía a un solo operador quedarse con toda la Liga y la cláusula que exigía a los ganadores de la subasta emitir sus partidos en internet para poder venderlos fuera de ofertas convergentes.

La CNMC defiende la libertad de cada operador para ofrecer y elaborar sus ofertas comerciales como estime conveniente. No obstante, la obligatoriedad de emitir el fútbol en internet vuelve a poner sobre la mesa la posibilidad de que las operadoras como Netflix, Amazon o Facebook participen en la subasta de La Liga.

La sombra de Amazon, Netflix y Facebook

Algo que sí quita el sueño a los clubes de la primera división: Amazon, Facebook y Netflix. “Las posibilidades de personalizar las ofertas a los usuarios” les va a permitir hacer propuestas de compra de derechos radicalmente distintas a las que conocemos actualmente. Y eso es algo para lo que las fuentes consultadas creen que “no estamos preparados y tenemos que empezar a trabajar para estarlo”.

La propia Liga ha reconocido mantener negociaciones con estas compañías aunque nunca como los dueños de los partidos más atractivos ni el grueso de los paquetes. Pese a ello, la propia Amazon estaría buscando desde hace meses una operadora española para poder hacer una puja conjunta por los paquetes más atractivos de partidos.

¿Posibles alianzas? Está claro que las operadoras de internet son una opción, aunque desde las telecos desconfían de sus apuestas finales. Un verdadero Juego de Tronos que solo está por comenzar y en el que el fútbol español, y sus clubes, se juegan al menos la mitad de sus ingresos hasta el año 2022.