El presidente de Mercadona, Juan Roig, durante la presentación de los resultados de la compañía de 2016.

El presidente de Mercadona, Juan Roig, durante la presentación de los resultados de la compañía de 2016. EFE

Empresas DISTRIBUCIÓN

Mercadona construye su laboratorio para pedidos 'online' a la espera de su nueva web

La compañía presidida por Juan Roig adquirió en abril una parcela en Valencia donde probará fórmulas para crecer en comercio electrónico.

Las expectativas son altas, tanto dentro del mercado como fuera de él. Los ojos están puestos en la nueva web de Mercadona, que se estrenará previsiblemente este 2018. El presidente de la compañía, Juan Roig, sí que cree ahora "en la telecompra", como él se refiere a la compra online, y tiene a un equipo de cerca de 25 personas trabajando en la página.

No obstante, esa parte, la de la web, no es en la única en la que se centra la valenciana. Porque los pedidos online necesitan de un despliegue físico, el de los repartos; una logística que funcione a la perfección para, como pretende Roig, "conseguir ser rentables". Así, además de la nueva página, la cadena que cuenta con un 24% de la cuota de mercado pondrá en marcha este año un laboratorio para sus pedidos online.

En este sentido, como adelantó Las Provincias, en abril del año pasado la valenciana adquirió una parcela en Vara de Quart (Valencia), que según confirma la cadena funcionará como un laboratorio para la venta online.

Con una superficie de 13.300 metros cuadrados, es el único centro de estas características de la compañía, que no tienen ningún otro dedicado exclusivamente a la parte digital del negocio. En este sentido, todavía no se sabe si funcionará como un almacén al uso o sera un centro de pruebas o donde se desarrollen las últimas tecnologías.

Esto último lo hace uno de sus competidores, Carrefour, desde julio del año pasado, cuando inauguró el Centro de Innovación de Carrefour. Este centro, con 2.300 metros cuadrados, está destinado a, entre otras cosas, compartir las últimas tecnologías, desarrollar nuevos servicios de comercio electrónico, impulsar avances tecnológicos y promover aplicaciones innovadoras con sus proveedores y clientes.

Si se convierte en un almacén al uso, podría ser un proyecto parecido al que tiene El Corte Inglés con su Centro de Distribución de Alimentación en Coslada, desde donde reparte los pedidos hechos online y por teléfono de la Comunidad de Madrid.

En la valenciana no dan detalles sobre a qué se dedicará en concreto, pero sí que abarcará solo el negocio digital. Y si funciona el de Valencia, ¿por qué no en otros lugares de España? 

Crece muy despacio

Aunque todas las cadenas están batallando por ganarse su hueco en el comercio electrónico, algunas como Dia dando la mano incluso al gigante Amazon, lo que está claro es que es una pata del negocio que evoluciona de forma lenta en España, más aún si lo comparamos con otros países de Europa.

Según los últimos datos recabados por la consultora Kantar Worldpanel, el canal online continúa con una avance lento pero constante. Así, cuenta con un 1,9% de cuota de mercado sin frescos. En 2017, 4,7 millones de hogares realizaron alguna compra de gran consumo a través de internet.

En este sentido, estos hogares dedican cerca de un 8% de su presupuesto a las compras onlineel 92% sigue estando en tiendas físicas, lo que demuestra que "el consumidor no renuncia a la tienda física, que debe reinventarse y adaptarse a la omnicanalidad que viene", explica Florencio García, Iberia Retail Sector Director de la consultora.