Ion Arocena, director general de Asebio.

Ion Arocena, director general de Asebio.

Empresas

El mes loco de las empresas biotecnológicas en España

El mercado biotech registra este mes un récord histórico en cuanto a número y volumen de operaciones.

Enero de 2018 se ha coronado como el mejor mes de la historia en cuanto a operaciones de empresas biotecnológicas en España. "El número y el volumen de recursos captados en operaciones financieras en lo que llevamos de año está siendo excepcional", señala Ion Arocena, director general de Asebio, la asociación española de Bioempresas, que hace referencia a ampliaciones de capital privado, salidas a bolsa y operaciones corporativas.

"No hemos registrado una actividad similar en la historia de la biotecnología española", asegura. En este sentido, apunta a que desde 2014 la biotecnología española se está colocando en el mapa "a escala global" y está generando un "ánimo inversor positivo" respecto a este sector en España. Sólo en enero, Asebio ha registrado 10 operaciones financieras, dos de ellas, de valor récor. Así, Takeda ha invertido más de 500 millones para comprar TiGenix, y Qiagen más de 150 millones en Stat Diagnóstica, unos volúmenes nunca vistos en este sector.

Capital Cell, por su parte, ha captado 4,7 millones para financiar firmas de biotecnología; Inkemia ha comprado dos sociedades de servicios analíticos y petroquímica por 1,19 millones; Aquilón ha cerrado una ronda de financiación de 1,1 millones para completar el desarrollo de sus productos; o BDI Biotechnology ha cerrado una ronda de financiación de 3,9 millones de euros.

Apoyo institucional y económico

Arocena insiste en que esta tendencia de mercado debe estar acompañada de una serie de mejoras para el sector, "sobre todo, desde el sector público", insiste. En este sentido, el director general de Asebio recuerda que las empresas requieren de financiación estable a medio y largo plazo, que les permita cubrir el periodo de intensa actividad inversora hasta que los desarrollos puedan ser lanzados al mercado y los ingresos" puedan asegurar su sostenibilidad financiera". 

"El sector biotecnológico está compuesto en gran medida por pequeñas compañías todavía en fase inversora. Ahora que la economía empieza a recuperarse, es importante que mantengamos un entorno favorable a la inversión y a la I+D+i y reforcemos el apoyo institucional y económico", reclama.