Amaia Romero, vestida de Dolores Promesas durante una gala de Operación Triunfo.

Amaia Romero, vestida de Dolores Promesas durante una gala de Operación Triunfo. GTRES

Empresas DISTRIBUCIÓN

¿Quién es Dolores Promesas? De vestir a 'influencers' a facturar ocho millones

La marca, con casi 13 años de vida, está cada vez más presente en alfombras rojas, programas y series de televisión.

Tras el nombre de Dolores Promesas no hay una diseñadora, sino tres socios fundadores: Alicia Hernández, Miryam Pintado y Javier Lapeña. Dolores Promesas no es entrevistable, es un personaje virtual creado por Hernández y Pintado, creativas y fundadoras de la agencia de comunicación Gallery Room. Fue en la agencia donde, estando en contacto con la moda y diferentes firmas, se dieron cuenta de que había hueco para una marca como Dolores Promesas, que representa a una mujer valiente, positiva y que quiere hacer realidad sus sueños.

Era el año 2005 y decidieron lanzarla junto a Javier Lapeña, por aquel entonces cliente de Gallery y directivo de una multinacional del sector. "Ofrecía, por un lado, una historia, un fondo, contaba algo...y por otro venta, una estructura, una organización, que no solo fuera imagen y que fuera real", explican desde la compañía a este periódico.

¿Pero cómo darse a conocer? Sus primeros apoyos, amigos de los tres que, sin quererlo, también eran lo que hoy conocemos como influencers. Bebe, Laura Sánchez o Alejo Sauras fueron de los primeros en vestir sus prendas.

Durante el primer año, en el que diseñaban, sobre todo, camisetas con mensajes, facturaron 280.000 euros; en 2007, cuando alcanzaron el millón de euros de ventas, constituyeron la empresa que hay detrás de Dolores Promesas, Leyenda Personal S.L. 

El logo de Dolores Promesas y su personaje.

El logo de Dolores Promesas y su personaje.

"Dolores Promesas es una historia viva, que va evolucionando, y las posibilidades son infinitas", apuntan desde la marca. No en vano, ella es la protagonista de un universo en el que aparecen diferentes personajes, como si de una serie de televisión se tratase. Así, en la historia de Dolores aparece también su mejor amiga, Pepa, y sus mascotas Tula y Trini. Y la protagonista lucha por cumplir sus sueños: "Puedo prometer y prometo que no habrá más dolores en mi vida", comienza su historia, la que inspira las prendas.

Una filosofía de marca que está dando resultado. En 2017, Dolores Promesas ha facturado 8,1 millones de euros, un 10% más que en 2016, y emplea a 75 personas. "Las labores de producción y diseño se hacen internamente en Madrid. Los talleres son externos y se distribuyen entre Madrid, Toledo y Portugal", apuntan desde la marca.

Más presencia y escucha en redes

Dolores Promesas opera en España con 7 tiendas propias19 franquicias, además de tener presencia en casi 130 tiendas multimarca. En los últimos años, la compañía está avanzando de la mano de El Corte Inglés. De momento, tienen 8 corners en los grandes almacenes y contemplan más aperturas este año.

En cuanto a su apuesta por el canal online, la compañía insiste en que han sido pioneros en este ámbito. En este sentido, en las próximas semanas lanzarán su nueva web, que nació hace ya 12 años.

Con esta apuesta, más aperturas y la presencia en redes, Dolores Promesas pretende incrementar un 20% las ventas en 2018, con previsión de llegar a los 9,85 millones de euros de facturación. Pero no quieren hacerlo solos. Desde hace meses está inmersa en un proceso de búsqueda de inversores para acelerar su expansión. "El crecimiento en la facturación es de más de un 10%. Esto, junto con un incremento de más del 20% en los beneficios, sitúan a esta empresa como un valor seguro", insisten desde la marca. Veremos si se cumple.