Taxis de Madrid en una imagen de archivo.

Taxis de Madrid en una imagen de archivo.

Empresas

Cs: el taxi es "imprescindible" y las VTC "deben pagar impuestos en España"

Medidas de apoyo al sector que han provocado la división de las asociaciones. 

Ciudadanos quiere el voto de los taxistas. Al menos es lo que se desprende de las últimas propuestas del partido naranja para el sector. Ideas para mejorar la convivencia entre el taxi y las VTC (Uber y Cabify), que permitan "asegurar el sustento de decenas de miles de familias sin perder el tren de la innovación global". 

El objetivo es conseguir que "el taxi sea un sector potente, competitivo y con futuro" por lo que propone crear un "marco justo de competencia". Y la manera de hacerlo es creando "planes integrales de movilidad" que permita ofrecer alternativas eficientes y sostenibles al vehículo privado. 

Para Ciudadanos la "multiplicación de la oferta tiene efectos positivos para el usuario", por lo que aboga por reunir a los distintos sectores implicados: taxis, VTC, bicicletas, coche compartido, transporte público... para conseguir una "cooperación" entre todos ellos. Una situación que pondría fin a "los marcos de conflicto" en los que se han movido "hasta ahora" los diferentes agentes. 

Las medidas

Un marco general que se plantea en una nota de la secretaría de programas y áreas sectoriales de Ciudadanos, y a la que ha tenido acceso EL ESPAÑOL. 

En ella, además, se circunscribe un apartado exclusivo para el sector del taxi. "Un sector imprescindible que da sustento a 70.000 familias en nuestro país". 

Se reconoce el enorme cambio que ha supuesto la llegada de plataformas como Uber o Cabify a las ciudades españolas, lo que "obliga a cambios profundos". Así que es "urgente" encontrar una fórmula de convivencia justa y libre de ambos. 

Cooperación del sector

El partido de Albert Rivera establece para ello la elaboración de "un marco justo de competencia que asegure el empleo, la innovación y la tributación justa". 

Para ello propone un conjunto de medidas que, a su juicio, permitirían establecer unas reglas de juego claras para las distintas partes. 

En primer lugar, libre autorización para que los taxis puedan comprar cualquier marca y modelo, incentivando el uso de eléctricos e híbridos. 

"Flexibilización" de las tarifas del taxi con descuentos, precios fijos, inclusión en las tarjetas prepago de transporte... Una propuesta muy similar a la planteada hace unas semanas a la Comunidad de Madrid por Fedetaxi

También se aboga por la búsqueda de "sistemas compensatorios" por parte de los nuevos actores, y medidas de apoyo a la "innovación" en el taxi para lograr un "aumento sostenido" de la calidad del servicio. 

Se reclama también la "lucha contra la precariedad laboral y la defensa de una fiscalidad justa". A juicio de Ciudadanos es "urgente acabar con la ingeniería fiscal que permite a las empresas hacer negocio en España con plataformas VTC y sacar los beneficios a países con una fiscalidad más beneficiosa para ellos". 

Por último, la propuesta de Ciudadanos engloba la creación de "unidades especializadas" de policía municipal para acabar con los piratas del taxi y la VTC. 

La reacción del taxi 

Unas medidas que han ahondado aún más en la división del sector del taxi. Desde la plataforma Elite Taxi, su portavoz, Tito, explica a EL ESPAÑOL que estamos ante "una declaración de intenciones para acabar con el sector del taxi". 

A su juicio no se puede hablar de movilidad sostenible si se "dejan entrar a las ciudades miles de vehículos que inunden las calles sin trabajo para todos". Se trata, añade, de una demostración de que "Ciudadanos -como el PP- están en contra del taxi". 

Acusan a ambas formaciones de sacar "humo" y "no prohibir" que las VTC puedan vender las acciones. De hecho, Tito asegura que "no puede hablarse" de obligar a tributar y utilizar el servicio de Uber o Cabify; de crear empleo y transparencia, pero apoyar el Acuerdo de Libre Comercio con Estados Unidos (CETA), etc. 

Así que, a juicio del portavoz de Elite Taxi, "no nos van a engañar más, votar a Ciudadanos es cavar nuestra propia tumba, así que no será el favor del taxista el que se lleven", sentencia. 

Sí han gustado algo más las medidas desde la Federación Española del Taxi (FEDETAXI). Las fuentes consultadas por EL ESPAÑOL aseguran que va en la buena dirección para lograr "consenso" en favor del usuario. 

Echan de menos, no obstante, alguna otra medida como una mayor formación para los conductores de taxi y VTC, y que fuera igual para ambos. También elevar la presión para evitar la contratación ilegal de servicios por parte de plataformas como Uber y Cabify. 

La postura de Cabify

Desde Cabify explican a este periódico que tienen "plena predisposición a colaborar con el regulador" para encontrar fórmulas que permitan adaptar las  normas a la economía digital. Todo para lograr "un escenario justo para todos los actores". 

Eso sí, recuerdan que son "una compañía española que cumple escrupulosamente" con sus obligaciones fiscales. Incluso, recuerdan que Maxi Mobility Spain "factura el 100% de los trayectos" declarando a la Hacienda Pública los ingresos derivados de los mismos. 

Por último, apuntan a que su modelo de negocio es 100% legal, y que tras la última demanda de la Federación Profesional del Taxi de Madrid, el juzgado desestimó la acusación al considerar que "no opera en términos de competencia desleal" respecto al sector del taxi.