Dos mujeres con bolsas de plástico tras realizar unas compras, en una imagen de archivo.

Dos mujeres con bolsas de plástico tras realizar unas compras, en una imagen de archivo. EFE

Empresas

Por qué los ‘chinos’ han empezado a cobrar por las bolsas

El pasado 1 de enero comenzó a aplicar la normativa que adelantaba a dicha fecha la prohibición de regalarlas con las compras.

El pasado 1 de enero comenzó a aplicar la normativa que adelantaba a dicha fecha la prohibición de regalar bolsas con las compras y que forzaba el pago de al menos 5 céntimos por cada una con el objetivo de reducir el impacto de sus residuos sobre el medio ambiente y en actividades como el turismo. Pero casi todas las grandes cadenas de alimentación tenían ya esa política muy asumida en sus actividades. No en vano la directiva europea que motivó el cambio llevaba en vigor desde 2015. ¿Quiénes han sido los últimos en implementarla? Las tiendas más pequeñas

En España, las pequeñas tiendas de conveniencia, principalmente de alimentación, son una de las puertas de entrada para los negocios de los autónomos extranjeros en España. En Madrid este tipo de tiendas suele estar copadas por ciudadanos chinos, mientras que en Barcelona son habituales los regentados por nacionales paquistaníes. Hasta el punto de que hablar de ‘los chinos’ o de ‘los paquis’ se ha convertido en una figura similar para referirse a comercios que coinciden en aspectos como estar gestionados por extranjeros o tener periodos de apertura más amplios de lo habitual.

Riesgo a ser sancionados 

Aunque no todos los chinos empezaron el año cobrando las bolsas en Madrid, algunos de los que sí lo han hecho explican que han recibido instrucciones de que así sea. De hecho, se arriesgan a ser sancionados si no cobran por las bolsas.

Bruselas había establecido dos alternativas: o bien limitar el consumo anual a 90 bolsas por cabeza a 2020 y a 40 bolsas desde 2026, o prohibir su gratuidad. Actualmente, cada español utiliza más de 130 bolsas de plástico al año.

El Gobierno, en su norma, amplió le decreto a todas las bolsas y no sólo a las de menos de 50 micras, para evitar que, simplemente, los comerciantes regalen bolsas mejores. Las bolsas ‘buenas’ se pueden vender a un precio que oscila entre 5 y 30 céntimos. Las malas, a entre 5 y 15 céntimos.

¿Qué bolsas seguirán siendo gratis? Las muy ligeras, de menos de 15 micras, que se utilizan para envasar alimentos a granel y prevenir el desperdicio de alimentos.