Planta de Abengoa.

Planta de Abengoa. Getty Images

Empresas

La AN absuelve a Benjumea de administración desleal al frente de Abengoa

La magistrada descarta irregularidades en las indemnizaciones percibidas tras su relevo al frente de la energética en 2015.

La Audiencia Nacional absuelve a Felipe Benjumea y a la excúpula de Abengoa del delito de administración desleal. El que fuera presidente de Abengoa entre 1991 y 2015 estaba acusado de delitos relacionados con la indemnización que recibió poco antes de que la compañía declarara el preconcurso de acreedores en noviembre de 2015 con un pasivo que superaba los 9.000 millones de euros.

Los abogados que llevan el caso estaban citados este viernes a las 10 de la mañana ante la sección cuarta de la Audiencia para recibir la sentencia en el juicio por las indemnizaciones millonarias que tanto el expresidente como el exCEO, habrían recibido. Según han confirmado fuentes judiciales a Efe, la magistrada que lleva el caso, Ángela Murillo, ha absuelto a Benjumea de los cargos tras descartar irregularidades en las indemnizaciones percibidas por los gestores tras su relevo.

La fiscalía acusaba a Benjumea y al ex consejero delegado de de la energética, Manuel Sánchez Ortega, de administración desleal tras cobrar una indemnización de 11,4 millones y 4,4 millones, respectivamente, en un momento crítico para la compañía. La pena que se solicitaba era de cinco años de cárcel para Benjumea y cuatro años para Sánchez Ortega.

La acusación defendía que el cese del expresidente fue "una renuncia voluntaria disfrazada" para procurar una serie de beneficios económicos a quien estuviera al frente de la compañía durante 25 años "a costa de los accionistas".

La defensa del ex consejero delegado argumentó durante el juicio que Sánchez Ortega "podía haberse ido cuando hubiera querido" y que cuando abandonó la compañía -en el verano de 2015- "la empresa estaba en absoluta normalidad", sin un solo "dato objetivo" que hiciera pensar en que entraría en concurso de acreedores varios meses después.

El contrato de alta dirección que regía la relación de ambos con Abengoa se firmó en febrero de 2015 y, tras su cese en los meses posteriores, ambos siguieron vinculados a la energética mediante un contrato de asesoramiento. El despido de Benjumea llegó varios meses después, forzado por las entidades financieras para asegurar la ampliación de capital que requería la compañía para su supervivencia.