Su primera película le ha reportado 350 millones de dólares de ingresos en todo el mundo.

Su primera película le ha reportado 350 millones de dólares de ingresos en todo el mundo. Reuters Staff Thomson Reuters

Empresas Juegos móviles

¿Por qué Rovio sale a bolsa años después del ‘boom’ de su juego Angry Birds?

La compañía espera ingresar más de 30 millones de dólares 'extra' en una OPV con la que su socio principal, Trema International Holdings, busca hacer caja tras la recuperación del tono de su negocio con la película estrenada el año pasado.

Angry Birds llegó al mercado de los juegos móviles en 2009. Ahora, ocho años después, su compañía, la finlandesa Rovio, afronta su salida a bolsa. Lo hace años casi un lustro después del ‘boom’ de este juego y entre dudas sobre su negocio y la capacidad para diversificar las vías de ingresos más allá de su único gran título. ¿Por qué elige este momento?

La salida a bolsa de la compañía ha estado sobre la mesa, al menos, durante el último lustro. En 2011, uno de sus máximos directivos, Peter Vesterbacka, aseguraba que el estreno bursátil podría estar listo en un año. A finales de ese año llegaron a rechazar una oferta de 2.300 millones de Zynga (creadores de juegos sociales como Farmville). Desde esa fecha han ido posponiendo el movimiento en un mercado complejo en el que muchos de sus competidores no han vivido, precisamente, un idilio con los inversores en bolsa.

Ahora ha decidido dar el paso. Lo hace justo en plena recuperación de su negocio -gracias, especialmente, a los buenos resultados generados por la película estrenada recientemente- tras varios recortes de personal y entre dudas sobre si será capaz de diversificar un negocio basado exclusivamente en una sola marca: Angry Birds (una línea de ropa y de juguetes, varias secuelas en juegos y su propio largometraje de animación que será continuado con una segunda parte).

Aprovechar la ola de su película

El objetivo es aprovechar una particular ventana de salida con la que el máximo accionista, Trema International Holdings, busca vender buena parte de sus acciones (hoy controla en torno al 70% del total). No se ha precisado ni el porcentaje de acciones que saldrán a cotizar, ni el rango de precios.

¿Quién está detrás de este fondo? Es Kaj Hed, padre del cofundador y anterior CEO, Mikael Hed, y tío del que fuera el director de operaciones, Niklas Hed.

Es justo el momento en el que la compañía ha ganado algo de oxígeno. El factor decisivo: su película, estrenada el año pasado, que han generado 350 millones de euros de ingreso en taquillas de todo el mundo. Durante el año pasado regresó a los beneficios y reportó unos ingresos de algo más de 191 millones de dólares.

Esta particular recuperación llega de momentos muy complicados para recuperar el crecimiento en su negocio. En 2014, su cofundador, Mikael Hed, salió como CEO y la empresa recortó casi un 40% su plantilla durante el año siguiente.

Riesgos de la OPV

Pese a todo, analistas alertan del comportamiento que han tenido algunos de sus principales competidores. Según precisan en el medio especializado Barrons, Zynga hoy cotiza un 60% por debajo del precio de salida; King (Candy Crash) fue vendida cuando su precio era un 20% inferior… Pesa como una losa en todos sus negocios esa gran dependencia a pocos títulos (lo que se conoce en el argot como 'one hit wonder') en un mercado muy competitivo con miles de títulos nuevos cada año.

No sólo están esas advertencias respecto a sus competidores. También hay otras referidas a la valoración. Según varios analistas consultados por la agencia Reuters, 2.000 millones de dólares (10 veces los ingresos del año pasado), comparados con los resultados históricos de la empresa, es un ‘precio’ muy alto.

La compañía ha puesto sobre la mesa las cartas. Queda mucho aún hasta que los ‘Angry Birds’ coticen en bolsa. Incluso, hay rumores -que se ha encargado de desmentir su actual consejero delegado- de que estarían buscando una venta del negocio en paralelo. Los próximos meses serán claves.