El presidente de Fedetaxi, Miguel Ángel Leal.

El presidente de Fedetaxi, Miguel Ángel Leal. Samuel de Román

Empresas Transportes

Leal (Fedetaxi): "No notamos una bajada de facturación en exceso por Uber o Cabify"

El presidente del colectivo asegura que las compensaciones por la compra de licencias del taxi no están sobre la mesa.

Noticias relacionadas

Está al frente de una de las organizaciones más importantes del taxi en España. El presidente de Fedetaxi, Miguel Ángel Leal, defiende que Uber y Cabify no son por ahora un problema serio para el negocio de su sector. Sin embargo, defiende que hay que frenar su avance.

En una entrevista con EL ESPAÑOL, Leal repasa el último año en el sector, con una 'guerra' abierta, el crecimiento de Uber o Cabify y los cambios en el liderazgo entre las organizaciones que representan a los taxistas.

Han convocado una manifestación que, finalmente, han desconvocado apenas unas horas después, aunque otros colectivos sí la han mantenido… Con la experiencia de este tiempo, ¿creen que las movilizaciones de los últimos meses han tenido efecto de verdad?

Sí. Las que ha convocado Fedetaxi y esta convocatoria de la Gremial de esta semana, desde luego han tenido el efecto deseado. Para nosotros, el fin no es la manifestación. Es el medio. El día 30 sí estuvimos en una manifestación y sí tuvo mucho efecto. Sobre todo porque se supo diferenciar quienes eran unos y otros. Para nosotros eso fue importante. Pero también, las administraciones han sabido entender nuestra preocupación, la gravedad de la situación y se están poniendo las pilas. Y para nosotros es fundamental.

Esta vez, Fomento ya tenía prevista reuniones. Y el Ayuntamiento también ha sido sensible a nuestras reivindicaciones. Desde luego, a nosotros no nos gusta llegar a esto. No nos gusta la movilización. Nos gusta trabajar y dar un buen servicio. Pero bueno, estamos en un momento un poco difícil. Y tenemos que apechugar.

Hay voces dentro del sector que aseguran que los propios taxistas han sido los que han llevado a cabo una promoción enorme de servicios como Uber y Cabify… ¿Siente que han sido parte de una campaña de marketing ‘gratuita’?

Podría ser. Pero es que nosotros no tenemos otro medio. Nosotros no tenemos un dineral para comprar voluntades, no podemos pagar para hacer lobby. Somos el lobby en sí; nosotros hacemos nuestro propio lobby. Nuestra única forma de dar relevancia y de que se hable del taxi es denunciando cosas y además de ofrecer nuestro servicio. Efectivamente, se le ha podido dar publicidad, pero tampoco nos queda otra.

Hace ahora justo un año, usted decía a EL ESPAÑOL que Uber es “un competidor más” y no tanto un enemigo. ¿Sigue pensándolo?

Es un competidor nuestro. Y Uber no me preocupa este momento. No dispone de flota. A quien debería preocupar Uber es a los ciudadanos, porque lo que pretende no es dar transporte, es que la gente se descargue su aplicación que ya la tiene monitorizada. Tiene monitorizados sus movimientos, dónde van, cúales son sus hábitos de consumo... Y esa es una información que ellos venderán a muy buen precio. Lo de Uber es una pantomima. Lo importante es que una persona que se descargue su aplicación y no lea los términos y condiciones donde ponen que se reserva de usar sus datos de por vida.

Ahora ha lanzado una promoción tremenda para el World Pride 2017, muy golosa, ilegal también. Pero no tiene coches para prestar servicios. Si 15.600 coches vamos a tener que trabajar mucho para prestar el servicio, imagínese cuando ellos no llegan ni a cien coches en Madrid. Pero seguramente muchos de los que vienen a Madrid se han descargado la app y es lo que más le interesa.

Cabify asegura que no vienen a competir con el taxi… Ustedes los han denunciado en varias ocasiones. ¿Cómo los ven ustedes?

Claro que viene a competir directamente con el taxi. Además, lo hace imponiendo a sus conductores tal nivel de trabajo que estos se ven obligados a hacer barbaridades. Cabify es un competidor y bastante desleal. Vamos a ver si podemos ir poniendo coto a todo esto. Esto es un maremágnum que ha entrado y cuando baje la polvareda seguramente ya estará todo más regulado. Las circunstancias suelen ir por delante de la administración, pero la administración funciona. Por tanto, tarde o temprano sacará medidas correctoras para que trabajen de manera legal. Y no como lo están haciendo.

Siempre señalan desde el taxi el impacto que están teniendo estas compañías en el sector del taxi. Pero, realmente, hoy por hoy su negocio es muy pequeño respecto a toda la facturación del taxi. ¿No es cierto?

Sí. Nosotros no podemos decir que se nos está quitando demasiado trabajo. Pero lo que sí decimos es que están ocupando nuestro espacio. Si nadie les dice que no trabajen, pero lo que decimos es que no cometan irregularidades, que no se metan en nuestro trabajo. Que no se coloquen en las paradas, que no provoquen a los taxistas... 

No se está notando una bajada de facturación en exceso, pero en el futuro sí se podría notar si siguen llegando autorizaciones.

En esa misma entrevista con este medio, aseguraba que el taxista es una persona muy cortoplacista… ¿Lo ve igual?

Sí. En este año está cambiando mucho la percepción de la situación. El taxista empieza a preocuparse de que hay que criticar al compañero que no va aseado, al que lleva el coche sucio... Hay que cuidar el servicio y el cliente. Hay que ofrecerle lo que ofrece la competencia. Ahí sí que está cambiando mucho respecto al último año. Pero sí, seguimos siendo cortoplacistas, mirando el hoy no el día de mañana. 

La explosión de VTC… con taxistas

Algunos taxistas califican de traidores a exprofesionales del sector que crean sociedades con las que operar en el sector de VTC. ¿Cuál es su visión?

Sí. Cada uno puede dedicarse a lo que quiera. Es lícito. Lo que no me parece lícito ni moral es que una vez que te metes en el segmento en el que haces competencia a tu antiguo sector, encima te dediques con el conocimiento con el que cuentas a recoger servicios donde no debes ni de la forma que debes.

Es una verdadera traición, porque les estás quitando trabajo a tus propios compañeros, al sector que te ha hecho poder comprarte esa VTC.

Aun así, según nuestro nuestros datos, la gran mayoría de que se han ido a estas plataformas son de lo peor que tenía el sector del taxi. Agradecemos que se hayan ido.

¿Cómo ve el caso del expresidente de la Gremial que ha arrancado el proyecto de una empresa de VTC con el respaldo del capital riesgo?

Es una verdadera traición. No puedo catalogarlo de otra manera. Luego eran ellos los que venían a las reuniones a darnos clases sobre cómo organizar el sector del taxi. Y por otro lado, apuñalando a su propio sector, al que le ha dado notoriedad.

¿De verdad sienten que pueden paralizar y conseguir la nulidad de todos los procedimientos existentes?

No. A ver, las medidas antiespeculación que se plantean van a permitir que la mayoría de las licencias le sean devueltas a la administración, porque quien tiene acumuladas las licencias, las quiere para especular. Cuando se evite la especulación, se evitará que salgan muchas de las que están por salir.

Y para nosotros es muy importante que el Ayuntamiento de Madrid se persone, porque podría conseguir la nulidad, ya que como administración en ningún momento ha sido informado. Tenía que haber sido informado de las nuevas concesiones de licencias VTC. El Ayuntamiento está en su derecho y obligación de personarse y pedir la nulidad por indefensión de todos los casos.

Es evidente que el aluvión de VTC continuará por vía judicial. ¿Siguen pidiendo compensaciones por el esfuerzo hecho para adquirir licencias?

Vamos a trabajar en el Libro Blanco del Sector para garantizar el equilibrio y la estabilidad del sector del taxi en próximos lustros. Que por lo menos a las personas que se han metido en una hipoteca, que tranquilamente puedan jubilarse con sus licencias si así lo desean. Ese alivión de VTC está ahí, pero no es ése el problema, sino la gran cantidad de vehículos piratas que están saliendo a las faldas de la VTC, se pintan de negro y dan servicio sin ningún tipo de licencia.

¿Siguen pidiendo esas compensaciones para quien pagó por la licencia de taxi? ¿No está sobre la mesa? 

En este momento no está sobre la mesa. Porque es irreal esa cuestión. Puede que sí tenga sentido en el futuro, pero en este momento es algo que no lo contemplamos.

Hoy por hoy hay una guerra del taxi contra la explosión de estos servicios… Pero, ¿qué piensa si le digo que ya hay compañías que esperan tener modelos de coches sin conductor en tres años?

Es así. Nos estamos preocupando con las VTC cuando lo que nos va a entrar es un montón de operadores por otros lados que están liberalizados de facto. Por muy sin conductor que sea un vehículo de alquiler, tiene que estar dirigido de alguna manera y si es para llevar a viajeros tiene que tener su autorización. De ahí, el libro blanco. Tenemos que ponernos manos a la obra para buscar un equilibrio en el transporte urbano del futuro. Y evitar así que entre el vehículo privado en las ciudades.

¿No cree que el conductor es, a medio o largo plazo, una profesión en serio peligro de extinción?

No. Sinceramente, no temo por el futuro de un sector como el del taxi. Obviamente, se tendrá que transformar y estar a la altura de las circunstancias. Como ya ha estado desde siempre. Y así lo va a seguir estando. Quizá haya que llevar a cabo una reestructuración en el futuro. Pero en este momento no nos lo planteamos. Ahora, nuestro planteamiento es competir y hacerlo de la mejor manera posible.

Cambio en el liderazgo

En los últimos meses han emergido organizaciones más radicales dentro del sector del taxi… Y han ganado mucho más protagonismo. ¿Cómo lo ve? ¿Sienten que han perdido sitio o espacio?

No hemos perdido peso. Creo que ha sido al contrario. Debido a que la gente se da cuenta de que populismo no lleva a ningún lado... Esta vorágine que entra, lo hace con unas idas que no han producido resultados. Porque las utopías son utopías. Creo que al contrario. Una organización como la nuestra ha cogido todavía más relevancia y más peso ante las administraciones, que están viendo un hecho diferencial entre unos y otros.

¿Te preocupa que hayan emergido estas organizaciones?

Me preocupa la imagen que se le está mostando al ciudadano. Y el miedo que pueden estar metiendo a las propias personas del sector. Quizá en estas organizaciones hay algún miembro más radical. Pero al final parece que se están adaptando muy bien a las circunstancias. Estaban sometido al miedo de algunos. Están viendo que nuestra organización está trabajando con seriedad, que está recibiendo a todo el mundo y explicando a todo el mundo nuestro proyecto. Parece que poco a poco van cambiándose las tornas. La lucha sigue en el horizonte, para reivindicar nuestros derechos.

¿Cómo valora el crecimiento de Élite Taxi?

Respeto, no puedo decir otra cosa. Lo que nos gustaría es que todos empujemos para el bien del sector, porque parece que la guerra interna. Este año estamos como elecciones, cada uno demostramos nuestra representatividad. Se revuelve el patio. Y el enemigo no son las VTC, somos nosotros. Cuando se acabe el proceso, esto pasará. Pero sí está siendo un poco complicado de soportar las presiones de algunas personas de este grupo. No de la mayoría.

Le hago la misma pregunta que hace un año: ¿Qué sector del taxi espera que haya cuando usted se jubile?

Largo me lo vende. Ahora, esto es una polvareda levantada que tenemos que pasar y cuando el polvo se pose, tendremos un sector mucho más profesional si cabe, más tecnológicamente actualizado, más ordenado a todos los niveles y en todo el país. En definitiva, el sector que quieren los ciudadanos. Estoy convencidísimo de que nosotros aunamos la profesionalidad y vamos unirlo a la calidad sin ninguna duda. Ya se está concienciando el sector sobre eso. Si hablamos dentro de un año, se dará cuenta de que el sector ha cambiado.

Usted se mostró crítico con los sistemas de valoración de las aplicaciones (por medio de estrellas). ¿Realmente piensa que el sector se está concienciando sobre la calidad en el servicio?

Ahora se tiene que ir por la vía de las plataformas, aplicaciones... porque dentro de unos años es lo que va a ser utilizado por el usuario. Y estas aplicaciones serán las que filtrarán al buen profesional del que no lo es. Aquel que no sea un buen profesional, no podrá trabajar con todo el nicho de mercado que tiene el taxi. Además estamos trabajando en un sello de calidad, con una firma importante. Y quien esté bajo ese sello, debe ofrecer la calidad que el cliente exige. Entre unas cosas y otras, tendremos un sector muy competitivo a todos los niveles. A nivel nacional y a nivel europeo.

¿Y la aplicación que tenían pensado crear Fedetaxi?

Estamos trabajando en una plataforma muy potente y para primeros de septiembre empezaremos con las pruebas. Y vamos a lanzarla a todo el territorio nacional y también fuera. En conversaciones con Latinoamérica, de forma conjunta. Y podamos exportarla a Europa, para que un ciudadano vaya donde vaya pueda utilizar la misma aplicación.