El presidente de EEUU, Donald Trump, y su homólogo chino Xi Jinping.

El presidente de EEUU, Donald Trump, y su homólogo chino Xi Jinping.

Economía

EEUU y China, bajan los cañones de su guerra comercial: principio de acuerdo en su negociación

Los negociadores de ambos gigantes habrían llegado a un acuerdo parcial que sentaría las bases de un futuro acuerdo para desbloquear su enfrentamiento.

Noticias relacionadas

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, es el típico jugador de cartas al que se le nota en la cara si lleva buena mano. Durante los últimos días, cada palabra o tweet que ha salido de su boca y sus dedos, respectivamente, hacían presagiar que algo se estaba moviendo en las, hasta ahora, enfrentadas relaciones comerciales que mantienen Estados Unidos y China.

Esta tarde ha trascendido que los negociadores de ambos gigantes han llegado a un acuerdo parcial que establecería una tregua en la guerra comercial que mantienen. Este avance sentaría las bases para un futuro acuerdo más amplio que los presidentes Donald Trump y Xi Jinping podrían firmar a finales de este año.

Como parte del acuerdo, China estaría de acuerdo con realizar algunas concesiones agrícolas y Estados Unidos, por su parte, proporcionaría un cierto alivio arancelario según adelantaba Bloomberg. El pacto en estos momentos sería tentativo y estaría sujeto a cambios que podrían trascender una vez que el presidente Trump se reúna con el viceprimer ministro de China, Liu He.

Un deshielo que comenzó a labrarse el pasado verano cuando en la celebración de la cumbre del G7 el mandatario estadounidense afirmó: "China llamó la pasada noche a nuestros responsable comerciales y pidieron volver a la mesa... Es un acontecimiento muy positivo para todo el mundo".

Lo que hasta ese momento eran improperios comenzaron a tornarse en amables palabras. Trump elogió a su homólogo chino, Xi Jinping, al que dijo manifestar un "gran respeto" y que el paso que ha dado para poner fin a la guerra comercial muestra "por qué Xi es un gran líder" y que "comprende cómo funcionan las cosas". El conflicto comercial dura ya año y medio. 

Los negociadores de ambos bandos sólo han necesitado dos meses desde estas palabras para que lo que eran un puñado de buenas intenciones se traduzca en un principio de acuerdo. Y es que, la desaceleración de la economía mundial aprieta por lo que ha llegado el momento de dar paso a un tiempo nuevo en el conflicto entre Estados Unidos y China.

Sale China, entra Europa

Además, Trump cuenta con un nuevo rival en el que centrarse durante los próximos meses. La semana que viene, Estados Unidos dará luz verde a nuevos aranceles por valor de 7.500 millones de euros a las importaciones de productos europeos en Estados Unidos.

La Organización Mundial del Comercio (OMC) dio la razón a los Estados Unidos en un conflicto que arrastra desde hace 14 años por las ayudas entregadas por los gobiernos europeos a Airbus. Si nada lo remedia, el próximo viernes comenzará a gravar con un 10% a los aviones comerciales y con un 25% a los productos agrícolas procedentes de Europa.

Un conflicto que, como en el caso del enfrentamiento con China está abocado a solucionarse por la vía de la negociación. En junio de 2020 Europa espera recibir un dictamen del mismo calado por parte de la OMC por las ayudas que Estados Unidos ha dado a Boeing valoradas en más de 10.000 millones de dólares. Hasta que ese momento llegue, es previsible que Europa sustituya a China como protagonista de gran parte de la producción twittera del presidente de los Estados Unidos.