De Miñaur, durante su partido de segunda ronda en Wimbledon.

De Miñaur, durante su partido de segunda ronda en Wimbledon. Gerry Penny Efe

Tenis Wimbledon

Un 'demonio' para Nadal

Londres (enviado especial)

Solo tiene 19 años y ya ha conseguido que le llamen The Demon por su manera de competir dentro de la pista. El australiano Álex de Miñaur, de padre uruguayo y madre española, juega este sábado la tercera ronda de Wimbledon contra Rafael Nadal, un partido muy especial que pretende afrontar como si fuese otro más, aunque sepa que eso es prácticamente imposible. 

De Miñaur, que en las últimas semanas ha roto la barrera del top-100 para convertirse en el 80 del mundo, atiende a cuatro periodistas españoles horas antes de medirse al número uno del mundo y luego, mientras camina por los pasillos del torneo, de televisión en televisión, completa la charla con este periódico para explicar cómo pretende ganarle al campeón de 17 grandes, lo que supone el enfrentamiento ante Nadal, su favoritismo por Roger Federer y la evolución que ha experimentado camino de la élite.

Con normalidad. “Será una oportunidad increíble para mí. Es la primera vez que jugaré contra él, y en una pista grande, pero tengo que entrar como si fuese otro partido más. Estoy disfrutando cada día que estoy aquí y contra Rafa voy a hacer exactamente lo mismo. Sé que será una batalla que disfrutaré mucho. Nadal tiene una calidad inmensa, es toda una leyenda, pero al fin y al cabo es otro partido más. Me lo voy a tomar como cualquier otro encuentro. Lo quiero dejar todo ahí fuera y… es mejor jugar aquí que en Roland Garros, aunque está claro que en cualquier superficie, sitio o día será muy difícil medirme a él”.

Demostración de carácter. “Nadal tiene muchas cosas buenas, aunque hay algo que siempre me ha impresionado: su fuerza mental, su garra. Estaría bien tenerlo también. Sería increíble que me cuando hablen de mí me comparen con Nadal por mi garra y competitividad. Es algo que estoy intentando demostrar cada vez que entro a una pista de tenis”.

Un poco suizo. “Debo reconocerlo, de pequeño era Federista. Siempre me ha encantando su forma de jugar, su elegancia, pero eso no me impide reconocer que Rafa ha hecho cosas increíbles todos estos años. Aunque sí, cuando estaba creciendo era de Federer”. 

Salto a todos los niveles. “He cambiado muchas cosas. Estoy más fuerte, mejor físicamente. Mentalmente también he mejorado. Tengo confianza en mi juego, ahora siento que debo estar aquí, y eso es algo muy importante. Sentir que tienes que estar aquí con estos jugadores confirma .

Torneo predilecto. “La hierba es mi superficie preferida. Mi juego se adapta bien y me parece muy divertida, me encanta. Yo jugué este torneo en categoría júnior y eso me ayudó un poco a darme cuenta de cómo era, porque además tuve la oportunidad de jugar en pistas grandes como el partido de la final. Sin embargo, cuando vuelves al cuadro final de Wimbledon es completamente diferente, algo muy especial. Lo soñé cuando era pequeño y ahora mismo lo estoy cumpliendo”.