Ronda Rousey, luchadora de la WWE que se encuentra actualmente en inactivo, ha sufrido un contratiempo de lo más doloroso. El portal TMZ ha informado de que, durante el rodaje de la serie 9-1-1, golpeó una puerta durante una escena con tanta fuerza que se fracturó el dedo corazón de su mano izquierda.

Noticias relacionadas

La imagen se ha hecho pública en su cuenta de Instagram y la propia Ronda Rousey ha acompañado el post con el siguiente mensaje: "Así que se corrió la voz, casi pierdo mis dedos. Accidente extraño, primera toma del día que una puerta de bote cayó sobre mi mano. Pensé que me había atascado los dedos, así que terminé la toma antes de mirar (sé que suena loco, pero estoy acostumbrada a audiencias en vivo y nunca mostrar dolor a menos que se supone que debo hacerlo)".

"Después de un descanso en la acción, le conté a nuestro director la situación y fui trasladada en ambulancia al hospital, donde rápidamente volvieron a unir mi hueso y tendón con una placa y tornillos. Regresé a la filmación al día siguiente y terminé mis escenas antes de regresar a casa para recuperarme", explicaba Rousey.

Rápida recuperación para seguir con la serie

"La medicina moderna me sorprende, ya tenía un rango de movimiento del 50 por ciento en tres días. Hay mucho más de lo que puedo escribir aquí. Por supuesto, sintonicé para ver qué tan bien puedo actuar como si mi dedo no se hubiera caído en esta próxima temporada de 9-1-1", finalizaba el mensaje.

Lo cierto es que la lesión es un tanto aparatosa como se puede apreciar en la imagen, pero afortunadamente la intervención de urgencia se ha realizado con éxito y la luchadora ya se encuentra recuperada para seguir con el rodaje de la serie. Además, es la segunda lesión que sufre, pues en WrestleMania 35 se fracturó la mano y ello terminó por dejarla fuera de escena de la WWE durante un tiempo.

[Más información: Ronda Rousey deja de lado la WWE tras anunciar que quiere quedarse embarazada]