El mundo del atletismo está de luto. Nicholas Bett, de 28 años, ha fallecido en un accidente de coche justo un día después de disputar el Campeonato Continental de Atletismo, disputado en Nigeria. El vallista Keniano se encontraba en el pueblo de Lessos, al oeste del país, cuando el coche que conducía se salió de la calzada y acabó en una zanja, con un desenlace fatal para el atleta africano.

Noticias relacionadas

Bett, especialista en los 400 m vallas, ganó la medalla de oro en el Mundial de Pekín 2015, quedando por delante del ruso Denís Kudriávtsev y del bahameño Jeffery Gibson. El trágico accidente y su fatal desenlace fue anunciado por su familia y también por la Federación de Atletismo de Kenia, que emitió un comunicado a través de su cuenta de Twitter en el que lamentaba "la desaparición repentina de uno de nuestros mejores atletas".

Tras ganar el Mundial en 2015, Bett acudió a los Juegos Olímpicos de Río 2016 como uno de los grandes favoritos para colgarse el oro, pero pero vallista africano no logró clasificarse para semifinales. Tras un año prácticamente en blanco Bett saltó a la pista en 2018 en los Juegos de la Commonwealth, en Gold Coast, donde sólo consiguió acabar octavo en los 400 metros vallas. Su última aparición fue en el Campeonato Continental, que disputó justo antes del accidente, y donde tampoco consiguió ninguna medalla.