En un final de carrera antológico, después de estudiarse durante las 19 vueltas previas, Álex Rins derrotó a Marc Márquez con un adelantamiento prodigioso en la última curva de Silverstone y se impuso por sólo 13 milésimas en una de las victorias más apretadas de MotoGP. Incluso más que las 19 milésimas que le dieron la victoria a Jorge Lorenzo sobre Márquez en Mugello en 2016.

Noticias relacionadas

La segunda derrota consecutiva del líder de MotoGP en la última curva, después de que Dovizioso se impusiera en el Red Bull de Spielberg hace dos semanas, deben escocer conociendo el carácter ganador del piloto del equipo Repsol Honda pero, como él no se cansa de repetir, su objetivo ahora está puesto en el título. Un mal menor porque después del Gran Premio de Gran Bretaña, amplía su ventaja en la clasificación general a 78 puntos sobre el piloto de Ducati después de que el italiano fuera embestido por la Yamaha YZR-M1 de Fabio Quartararo en la primera curva de la carrera. El italiano tuvo que ser retirado de la pista en camilla y fue trasladado al hospital de Coventry tras sufrir un fuerte golpe en la cabeza que le hizo perder la memoria momentáneamente. La nueva noticia es que no tiene nada roto, aunque deberá permanecer 24 horas en observación.

Márquez arrancó desde la pole y conservó la primera plaza, seguido de Valentino Rossi y Álex Rins. El piloto de Suzuki sólo aguantó una vuelta detrás del italiano, al que superó en el segundo giro después de marcar la vuelta rápida en carrera. Con un ritmo superior al resto, los dos españoles se deshicieron de sus rivales para jugarse la victoria entre ellos.

Rins se lanzó al ataque cuando restaba una vuelta para el final, aunque él pensaba que era la última. Superó a Márquez, que se la devolvió, y lo volvió a intentar por fuera en la última curva.

Márquez comenzó la última vuelta en cabeza, pero Rins supo esperar hasta la última curva y sorprender al líder de MotoGP cambiando de estrategia. Esta vez lo intentó por dentro con una última maniobra prodigiosa y derrotó a Márquez por sólo 13 milésimas.