Jerez

Cuando la organización del Campeonato del Mundo de MotoGP advirtió a los pilotos de que iban a ser más severos en la aplicación del reglamento, durante la reunión de la Comisión de Seguridad celebrada hace dos semanas en Austin, lo que no imaginaban es que sus argumentos se desvanecerían a las primeras de cambio después de la caída en la que se han visto implicados Andrea Dovizioso, Jorge Lorenzo y Dani Pedrosa en el circuito de Jerez.

Noticias relacionadas

Una acción que tuvo lugar en la curva 6, en Dry Sack, donde los pilotos reducen su velocidad de 293 a 65 km/h. Cuando restaban siete vueltas para el final, el piloto italiano de Ducati superó a su compañero de equipo aunque se fue un poco largo y Lorenzo también se pasó ligeramente. Con las dos Ducati fuera de la trazada buena, Pedrosa aprovechó para meterse por dentro mientras el mallorquín trataba de recuperar la línea buena. Una acción en la que no vio al piloto español del equipo Repsol Honda, que notó un impacto y salió catapultado de su montura. Un choque en el que Lorenzo también cayó al suelo y arrastró con él a su compañero de equipo.

Dirección de Carrera, compuesta por Mike Webb, su director; y dos comisarios de la Federación Internacional de Motociclismo (FIM), decidieron investigar el incidente y entendieron que todo se debía a un lance de carrera.

“Y encima me echa la culpa a mí”, se lamentó Pedrosa cuando entró en su box cojeando tras recibir un fuerte golpe en la cadera. Poco después el piloto español, acompañado por Sete Gibernau, su manager; y Alberto Puig, team manager del equipo Repsol Honda, se dirigió hasta Dirección de Carrera para dar su versión de los hechos pero Mike Webb ni se dignó a recibirle.

“Han decidido que es un incidente. No se le puede echar la culpa a ninguno, pero yo estaba en la trazada. Jorge se ha ido fuera con Dovizioso. Normalmente, cuando tú te sales fuera y vuelves, tienes que mirar porque, estando yo en la trazada, tengo la preferencia. Yo no le puedo ver a él y él a mí sí. Eso es lo que intenté explicar a Dirección de Carrera. No quería que sancionaran a Jorge, pero sí decirles que estás cosas se pueden evitar si cambias el concepto. Yo no estaba pidiendo que sancionaran a Jorge. Estaba pidiendo que dijeran a los demás que si hay preferencia, hay preferencia. Nos dejaba la responsabilidad a los pilotos. Dije que quería que cambiaran su decisión porque no es así cómo se hacen las cosas”, razonó un Pedrosa muy molesto con Dirección de Carrera y reclamó más respecto después de que en Argentina se lesionara la muñeca derecha tras la embestida de Zarco, que no recibió ninguna sanción.

Lorenzo no quiso valorar de quién había sido la culpa y se limitó a asegurar que había sido una auténtica pena para Ducati y Dovizioso. “Ha sido una auténtica mala suerte para los tres. Somos los tres pilotos más limpios del campeonato, casi nunca estamos implicados en este tipo de acciones y, justamente, nos ha tocado a los tres terminar la carrera así. No quiero entrar a valorar de quién ha sido la culpa por los nombres de los afectados, pero no creo que haya sido un error mío”, aseguró el piloto español de la marca italiana.

Fue su compañero de equipo el que no pasó de puntillas cuando valoró su visión del incidente tras perder el liderato de MotoGP: “Al fin y al cabo, es un incidente de carrera. Teníamos 20 puntos en la mano y eran importantes. Para mí la culpa es de los otros dos pilotos. Dani va el último y es el que mejor ve la situación, por lo que puede decidir si entrar o no entrar. Jorge, en mi opinión, se va largo, un poco fuera de la trazada, y cuando entra tiene que preocuparse del otro piloto. Ninguno se ha preocupado del otro y al final, inevitablemente, nos hemos ido al suelo”, resumió Dovizioso, el más perjudicado tras la victoria de Márquez, del que ahora le distancian 24 puntos tras descender hasta la quinta posición de la clasificación general.