Lanzado hacia su primera victoria vestido de rojo, Jorge Lorenzo estaba haciendo una carrera magnífica bajo la lluvia de Sepang. Superó a Johann Zarco en la novena vuelta y pasó a liderar una carrera en la que Andrea Dovizioso, su compañero de equipo, rodaba detrás de él a un segundo mientras que Marc Márquez ocupaba la cuarta plaza. Una combinación de resultados que otorgaban el título de campeón del mundo de MotoGP al piloto del equipo Repsol Honda. Hasta que apareció un misterioso texto en el dashboard (pantalla de datos) de la moto de Lorenzo cuando restaban cinco vueltas para el final. ‘Suggested mapping 8’, rezaba el mensaje que recibió, aunque después, ya en el parque cerrado del circuito malasio, aseguró no haberlo visto tras recibir un abrazo de Gigi Dall’Igna, director general de Ducati Corse, que le lanzó un conciso ‘Gracias’.

Noticias relacionadas

Lorenzo cometió un error en un giro después de recibir la sugerencia, al perder la rueda delantera en la última curva sobre el delicado asfalto de Sepang. Un susto que fue aprovechado por su compañero de equipo para superarle y sumar su sexta victoria de la temporada. Y lo más importante: mantener viva la pelea por el título hasta el último suspiro en Valencia, dentro de dos semanas.

“Cuando me ha pasado Dovizioso, he intentado seguirle un poco pero tampoco quería hacer ninguna locura sabiendo cómo estaban los neumáticos. Digamos que lo he intentado al 90%. Lo he intentado bastante, pero he visto que había que arriesgar mucho en las frenadas y he preferido aguantar ahí y no precipitarme”, explicó Lorenzo, quien confirmó que Ducati había hablado con él.

“Gigi habló conmigo y me hizo entender lo importante que es el campeonato. Yo ya lo sabía y le dije que no quiero hacer ninguna locura como el año pasado en Argentina [Andrea Iannone tiró a Andrea Doviziso, ambos pilotos de Ducati, en la penúltima curva cuando marchaban segundo y tercero]. Sabía más o menos lo que había que hacer”, razonó Lorenzo, que no se metió en peleas absurdas con su compañero de equipo y apeló al sentido común.

“Era justo lo que teníamos que hacer en estas condiciones”, deslizó Dall’Igna mientras que Paolo Ciabatti, director deportivo de Ducati, fue un poco más allá: “Es lo que un equipo debe hacer cuando todavía tiene la posibilidad de ganar el título hasta la última carrera. Jorge ha demostrado que era muy rápido, pero también que es un profesional con un gran corazón y comprende lo que es importante para la fábrica”.

Hasta el propio Marc Márquez, que deberá esperar a Valencia para levantar su cuarto cetro de campeón del mundo de MotoGP, estaba de acuerdo con la decisión de Ducati. “Yo hubiera hecho lo mismo que Jorge. Tú te estás jugando una carrera, pero tu compañero de equipo y tu fábrica un campeonato. Estoy de acuerdo con lo que ha hecho Ducati”, confesó el líder de MotoGP, al que una undécima posición le bastaría en el circuito Ricardo Tormo de Cheste si Dovizioso gana la carrera.