Debutó en la Fórmula 1 en marzo de 2015 (Gran Premio de Australia), puntuó en esa carrera del debut y en su tercera temporada ya cambió de equipo, en un ascenso que le llevó a Renault, una escudería mítica dentro del Mundial. Carlos Sainz es la nueva esperanza española en la Fórmula 1 y es indudable que su participación en el campeonato será básica para la supervivencia de la afición a este deporte en España.

Noticias relacionadas

Con un crecimiento que está siendo mayor del que se podría prever hace unos años, pero aún a la sombra de la trascendencia mediática que sigue teniendo Fernando Alonso, Carlos Sainz sigue con la regularidad este año. En lo que va de Mundial solo acabó una vez fuera de los puestos de puntos (en Bahréin, undécimo) y este domingo en Montmeló fue el mejor español, ya que terminó séptimo (salía noveno) con Fernando Alonso octavo.

Sainz, en Renaut desde el final de la temporada pasada, tiene un futuro prometedor. No sería extraño verle en próximos años en una de las tres escuderías 'grandes': Mercedes, Ferrari y Red Bull, con todas las quinielas para el equipo austríaco. "El objetivo es estar siempre entre los ocho primeros", dijo la semana pasada Sainz en un acto publicitario. En el Gran Premio de España lo cumplió de forma holgada.

Carlos Sainz, con el Renault durante el GP de España de F1. EFE

Sin embargo, y aunque pueda parecer mentira, Carlos Sainz llega 'tarde' a la Fórmula 1. El piloto madrileño cumple este martes 23 años, ocho meses y 14 días, una edad joven en la vida, también en el deporte, pero que en la Fórmula 1 en los últimos años se está convirtiendo, por muy sorprendente que pueda sonar, en sinónimo de vejez si se quiere estar en la lucha por los éxitos. Porque en la F1 cada vez aparecen pilotos más jóvenes y los grandes récords se baten más pronto.

Para que se hagan una idea, Carlos Sainz, que aún no ha ganado ninguna carrera ni tampoco ha hecho podio, no entraría en el Top 10 en caso de conseguir una de esas dos cosas que le faltan: subirse al podio o ganar una carrera. Esta imagen de joven promesa o futuro del madrileño es real (así lo indica su edad), pero no es tan exacta si se compara con sus predecesores.

Por ejemplo, otros pilotos lograron subirse al podio siendo mucho más jóvenes: el que tiene el récord es Verstappen, que en el Gran Premio de España de 2016 ganó la carrera con 18 años, siete meses y 15 días. Esa es también la cifra récord en lo que a victorias de piloto más jóvenes se refiere. Siguen al holandés en el ránking de alcanzar un podio con menor edad Lance Stroll (Azerbaiyán 2017, con 18 años, siete meses y 27 días), Sebastian Vettel (Italia 2008, con 21 años, dos meses y 11 días), Daniil Kvyat (Hungría 2015, con 21 años y tres meses) y Kevin Magnussen (Australia 2014, con 21 años, cinco meses y 11 días). Si se dan cuenta, todas las cifras son de los últimos años.

Carlos Sainz, en Montmeló. EFE

Si el ránking que cogemos es el de Gran Premios ganados, como decíamos, Verstappen (España 2016, con 18 años, siete meses y 15 días) tiene el récord, seguido por Vettel (Italia 2008, 21 años, dos meses y 11 días), Fernando Alonso (Hungría 2003, 22 años y 26 días), Troy Ruttman (Indianápolis 1952, 22 años, dos meses y 19 días) y Bruce McLaren (Estados Unidos 1959, 22 años, tres meses y 12 días). Si Carlos Sainz ganara en el GP de Mónaco, próxima cita del Mundial el 27 de mayo, conseguiría su primera victoria con 23 años, ocho meses y 26 días. Eso no le colocaría ni en el Top 10 de este ránking.

Tampoco está el madrileño en la lista de pilotos más jóvenes en puntuar por primera vez en la Fórmula 1, algo que ya consiguió (fue en su debut en la F1, Australia 2015). Todos estos datos indican que Carlos Sainz nunca llegará a ser Fernando Alonso... en lo que a datos de precocidad se refiere. Como campeón del mundo habrá que esperar: Alonso ganó sus dos campeonatos con 24 y 25 años, pero después no volvió a conseguir el Mundial. Sainz, a esa edad, no ganará, pero en el futuro...

No hay que olvidar, por otra parte, que grandes de la historia de la Fórmula 1 ganaron su primer Mundial con bastantes años (Alain Prost a los 30, por ejemplo, o Juan Manuel Fangio a los 40), aunque eran otros tiempos, muy diferentes. En los actuales, desde bien joven se comienzan a ganar títulos. El récord lo tiene Vettel, que fue campeón del mundo en 2010 con 23 años, cuatro meses y 11 días.  De ahí que Sainz llegue 'tarde'. Aunque, como dice el refranero español, muy sabio, mejor tarde que nunca.