Todo parecía indicar que Fernando Alonso iba a correr las 500 millas de Indianapolis con Andretti, pero en este momento esa posibilidad sigue en el aire. La relación con McLaren sigue dilatándose pero aún sigue existiendo la posibilidad de que siga con los motores ingleses en esta competición, aunque se hayan asociado con Chevrolet y el equipo Arrow McLaren SP-Chevrolet, para esta próxima edición. 

Noticias relacionadas

Lo último es que uno de los cofundadores de esta escudería, Sam Schmidt, ha declarado que no contaban con la presencia de Alonso, por lo que esta puerta que parecía abrirse queda ahora en el aire. "No hemos puesto sobre la mesa un tercer coche, pero no esperábamos que estuviera disponible", explicaba Schmidt descartando por el momento a Alonso para su escudería.

Fernando Alonso dentro del McLaren MCL33

Eso sí, también advirtió sobre lo que significaría que se perdiera la cita en Indiana. "Los aficionados merecen ver a Alonso correr las 500 millas. Demostró en 2017 que con un buen equipo es capaz de ganar carreras. Es genial para Chevrolet si Fernando tiene que correr en Indy con su motor, pero igualmente podría decidir no competir esta vez si no hay un buen asiento disponible", sentenciaba uno de los cofundadores de la escudería que se postulaba para darle el asiento al asturiano.

Son varios los equipos que llevan motores de Chevrolet. El problema es que tanto Carpenter como Penske ya tienen a sus dos pilotos confirmados. Por el momento, el equipo McLaren ha confirmado a Patricio O'Ward y a Oliver Askew que presentarán el coche el próximo 7 de febrero.

[Más información: Fernando Alonso abre las puertas a la F1 y en Mercedes: "Sería bonito competir contra Hamilton"]