Fernando Alonso quiere la 'Triple Corona' y para conseguirla aún debe ganar una prueba: las 500 Millas de Indianápolis. El piloto español volverá a intentarlo en este 2020 y para ello volverá a usar un motor Honda con Andretti, tal y como hizo en su primera participación en 2017, así lo ha adelantado el diario AS.

Noticias relacionadas

El mal resultado del asturiano el año pasado en la prueba de la IndyCar hizo que en Estados Unidos comenzasen a relacionar a Fernando Alonso con Mario Andretti. En esta ocasión McLaren no acompañará al piloto asturiano como patrocinador, al igual que en 2017 y 2019. 

Según los medios del país norteamericano, la relación entre Andretti y Alonso es muy buena. De ahí que se especulase con que las conversaciones entre ambos habían comenzado para unir fuerzas de cara a la próxima edición de la famosa prueba. Prueba que de conquistar el español acabaría en la posesión de la mencionada 'Triple Corona', ya que en su haber tiene el GP de Mónaco de Fórmula 1 y Le Mans de la WEC.

Adiós al veto

El gran inconveniente a la unión entre Alonso y Andretti era el veto que Honda tenía al asturiano. Desde que la firma japonesa rompiera su último contrato con McLaren en Fórmula 1, el piloto español no era bien visto por la compañía nipona. Las duras críticas de Fernando al trabajo y el rendimiento en su etapa con los de Woking tensaron demasiado las cosas.

En 2019, Honda ya impidió que McLaren y Alonso repitieran la fórmula de 2017 con Andretti para las 500 Millas de Indianápolis. En el segundo intento del asturiano en la Indy500 los de Woking confiaron en la escudería Carlin para llevar a cabo su alianza, acuerdo que acabó en un gran fracaso y con el piloto español sin poder clasificarse para la carrera. La presión del expiloto, y dueño de uno de los principales equipos de la IndyCar, ha logrado que Honda se replantee volver a trabajar con el dos veces campeón de F1.

[Más información - La Triple Corona, el último sueño de Alonso antes de volver a la F1: McLaren y Andretti le abren la puerta]