El pasado fin de semana se produjo un escalofriante accidente en la Fórmula 2 en el circuito de Spa-Francorchamps. Discurría la F2 cuando en la segunda vuelta de carrera, durante la subida al Raidillon, tres pilotos se vieron involucrados en un espectacular accidente que dejó uno de los coches partido a la mitad. El integrante del mismo era Anthoine Hubert, que horas después acabó falleciendo. 

Noticias relacionadas

Tras su muerte, se tomarán nuevas medidas de seguridad para que se repitan sucesos como estos. Así lo ha confirmado Nathalie Maillet, CEO del trazado belga:  "La pista en el Raidillon no se verá afectada, pero volveremos a poner grava. Actualmente se está discutiendo dónde debería estar la grava y cómo de profunda debería ser". 

El mundo del motor, como cualquier otro deporte, tiene sus riesgos y eso quedó demostrado el domingo. "Lo que sucedió fue desafortunado y nos recuerda que no existe un riesgo cero. El circuito siempre ha trabajado de la mano de la FIA en beneficio de la seguridad. Ahora esperaremos los resultados de la investigación de la FIA sobre las causas exactas del accidente", comenta Maillet.

Por otra parte, a pesar de lo ocurrido, el circuito de SPA seguirá presente dentro de la F1: "El accidente no pone en duda la futura presencia de F1 en Spa. Fue un incidente de carrera. Por supuesto, todos estamos afectados por esto y por eso debemos continuar desarrollando la pista", explica Maillet.

[Más información: El piloto de F2 Anthoine Hubert muere, a los 22 años, tras el brutal accidente en Spa]