En total, cinco mujeres se han subido a un monoplaza Fórmula 1 en una carrera oficial. Giovanna Amati fue la última al subirse a un Brabham durante las tres primeras carreras del Mundial 1992. A la piloto italiana hay que sumarle la sudafricana Desiré Wilson, la británica Divina Galica y las también italianas Lella Lombardi y Maria Teresa de Filippis.

En los últimos años varias mujeres han sido las que se han unido a distintos equipos pero siempre en el rol de piloto probador. En el resto de competiciones automovilísticas es habitual ver a alguna mujer en la parrilla, pero la Fórmula 1 parece inalcanzable para todas esas pilotos que sueñan con competir contra Hamilton, Vettel o Sainz.

Bajo la idea de crear un puente entre las competiciones inferiores y la F1 en donde las mujeres puedan ganar la visibilidad que otros campeonatos no le dan, en octubre el pasado año se presentó las W Series. Un nuevo campeonato exclusivo de mujeres que, aún a día de hoy, sigue generando dudas sobre si es un intento por la igualdad o un consuelo ante la imposibilidad de las pilotos de llegar al Gran Circo.

El campeonato arranca este fin de semana en el circuito de Hockenheim, bajo el paraguas de la DTM -el campeonato alemán de turismos-, se disputarán seis carreras con 20 pilotos en la parrilla que competirán con el mismo coche para potenciar las capacidades individuales de cada piloto.

El físico para justificar el 'no' a las mujeres en la F1

El debate sobre si las mujeres pueden pilotar o no en la Fórmula 1 lleva tiempo abierto en el mundo del automovilismo. En los últimos meses, una de las opiniones más polémicas sobre esto la hizo Carmen Jordá. La piloto española explicó en ESPN que por su "experiencia" podía decir que "para una mujer hay una barrera física en la Fórmula 1 o en la Fórmula 2. Es un gran problema, y por eso no hay mujeres en esos campeonatos. Eso no pasa en F3, karting o GT. Y tampoco en la Fórmula E, allí creo que las mujeres somos capaces de conseguir resultados buenos". Además aseguró que el reto que tienen las mujeres en Fórmula 1 y Fórmula 2 "es un asunto físico" y que cree que en Fórmula E no lo van "a tener".

El debate sobre la preparación física que abrió Jord no tardó en recibir réplicas de sus compañeros de box, entre ellos el británico Jenson Button. El expiloto de McLaren respondió a la española asegurando que "no estás ayudando a las mujeres pilotos con este comentario. Pregúntale a Danica Patrick qué fuerza hace falta para pilotar un coche de carreras. Ella me patearía el culo en un gimnasio y probablemente sea tan fuerte como cualquier piloto de la F1 actual. Las barreras físicas no son tu problema, Carmen".

Carmen Jorda, Formula E

La polémica sobre el físico es recurrente. Hace solo unos días, Helmut Marko, uno de los jefes de la estructura de Red Bull en la F1, dejó unas polémicas declaraciones al respecto: "En la antigua curva Gösser, en Red Bull Ring, experimentas 4G. Esto supone un gran reto físico y quizás es demasiado difícil y agotador para las mujeres. Ahora hay sistemas de freno asistido, pero necesitas esforzarte igual mucho porque estás encerrado en la cabina a 40 o 50 grados. Hemos visto a pilotos punteros a punto de desmayarse en Singapur, creo que el esfuerzo es demasiado para las mujeres".

Marta García, el toque español en las W Series

Marta García, alicantina que aún no ha cumplido los 19 años, será la única española que compite esta temporada en las W Series. Será la única que esté en la parrilla aunque no ha sido la única que ha participado en los test de prueba que han servido a los organizadores para escoger a las 20 pilotos entre las más de 50 que se presentaron inicialmente.

Fan de Lewis Hamilton se estrenó en la competición en el Circuito de Karting Fuente Alamo (Murcia) y desde entonces ha firmado una carrera en ascenso. Las W Series será su primera competición lejos del karting aunque sabe lo que es competir a nivel internacional y lo que es luchar contra los estereotipos de ser una mujer piloto.

Marta García. Foto: martagarciaracing.com

"Cuando tenía 13 años empecé a correr a nivel nacional e internacional. A veces, por el simple hecho de ser chica, había chicos que no querían que ganase, y me daban golpes y me intentaban sacar fuera de pista", explicaba hace unas semanas en una entrevista a EL ESPAÑOL.

Marta está dispuesta a aprovechar la competición para dar el gran salto y cumplir su sueño: "Quiero correr contra hombres, ya que podemos competir ante ellos porque todos somos iguales y no existen límites entre nosotras y ellos". "La presencia de mujeres en el mundo del motor sigue creciendo y esto fomentará a que vayan apareciendo más chicas y demuestren su calidad y talento, lo que en un futuro podrá permitirnos saltar a otra categoría o a la Fórmula 1", asegura.

Marta García pilotando uno de los coches de las W Series

Sobre la polémica de si las W Series servirán para promocionar la carrera de las pilotos se convertirán en un techo de cristal, García lo tiene claro: "Tenemos que aprovechar la oportunidad de la creación de las W Series. Nos están dando igualdad en lo que se refiere a la competición. Antes, no nos podíamos permitir competir en grandes competiciones". 

[Más información: Las 55 mujeres elegidas para competir en la W Series, la Fórmula 1 femenina]