Barcelona puede quedarse sin Gran Premio de España. El contrato de la F1 y el circuito de Montmeló finaliza en 2019 y desde el Gobierno catalán tienen dudas de si renovar dicho contrato para seguir albergando una de las grandes pruebas de la temporada. 

Noticias relacionadas

El Gran Premio de España lleva celebrándose en Catalunya desde 1991, 17 años ininterrumpidos, y en un principio el gobierno catalán apuesta por ampliar el contrato del Circuit de Barcelona-Catalunya. Pero hay muchas dudas y todo puede cambiar. 

Las negociaciones se han tenido que atrasar debido a la dilación en formar un nuevo Gobierno y se está empezando a estudiar cada una de las opciones que tiene el trazado catalán de seguir en el calendario.

Angels Chacon, concejala de Dinamización Económica y Conocimiento en Cataluña, quiere la continuidad de la Fórmula 1 en Barcelona, pero con una serie de condiciones. "El Govern apuesta por alargar el contrato de la Fórmula 1, pero no a cualquier precio, evidentemente. La F1 no puede ser un cheque en blanco".

Para todo ello, necesitan estudiar cual puede ser el nuevo plan estratégico y ver si si toda la actividad que hay en él puede ampliarse a otros ámbitos. También quieren analizar que se puede ofrecer aparte de los grandes premios de Fórmula 1 y del mundial de motociclismo.

El presidente del Circuit, Vicenç Aguilera, asegura que la instalación está ocupada 318 días al año.

Grandes asistencias de público en F1

Desde que se celebrara la primera carrera el 29 de septiembre de 1991, el G.P. de España ha contado con un fuerte apoyo del público: 70.000 aficionados se acercaron entonces a vibrar con pilotos como Ayrton Senna o Nigel Mansell. 

Cada carrera reúne una media de 100.000 espectadores –el récord se alcanzó en 2007 con 140.000 aficionados- y se estima que, solo el día de la carrera, han pasado 2 millones de aficionados en los últimos 24 años, una cifra que llega hasta los 4,5 millones si sumamos las cuatro jornadas que dura el campeonato.

Mucho impacto económico: casi 200 millones por prueba

El impacto económico de la Fórmula 1 es notable. Se estima que la prueba de Montmeló genera unos 188 millones de euros al año. La cifra de negocio generada alcanza los 300 millones si se contabilizan el resto de eventos que se celebran en el circuito.