El nombre de Fernando Alonso es sinónimo de incógnita en el último año. El piloto asturiano no pasa por sus mejores años en el Gran Circo de la Fórmula 1. Se marchó de Ferrari engatusado por un equipo prácticamente nuevo pero con promesas de un coche competitivo constantes que, evidentemente, no se están cumpliendo.

Noticias relacionadas

McLaren no mejora como Alonso quisiera, tampoco esta temporada, cuando el cambio de motor de Honda por el de Renault presagiaba un año bastante mejor que el anterior, pues se esperaba que el monoplaza alcanzara posiciones de puntos con más o menos facilidad e incluso llegara a pisar el podio. Pero nada más lejos de la realidad. La máquina color 'papaya' ha vuelto a defraudar. La fiabilidad sigue sin ser suficiente como para construir un coche competitivo.

Futuro incierto

En este escenario se mueve un Fernando Alonso que ya cuenta con 37 primaveras a sus espaldas. La Fórmula 1, a pesar de ser su vida, no le ha dado más que decepciones en los últimos tiempos y siente que su tiempo en el Gran Circo ha llegado a su fin, aunque tampoco lo deja claro.

El futuro del piloto asturiano es una incógnita a día de hoy, pues aún no ha querido despejar las dudas que giran en torno a su persona. "Hablaré después del verano", asegura un Fernando Alonso que no ofrece ninguna pista.

La seducción de la resistencia

Pero de un tiempo a esta parte, Fernando Alonso se ha reencontrado con la ilusión, pero la ha ido a buscar lejos de los circuitos del campeonato del mundo de Fórmula 1. El FIA World Endurance Championship (WEC) se ha ganado un hueco en el corazón del piloto español. Las carreras de resistencia se han convertido en su refugio para escapar de una realidad que cada vez se hace más dura de asumir.

Empezó sus devaneos fuera de la Fórmula 1 el curso pasado, debutando en las 500 millas de Indianápolis y además con nota, pese a que el motor de su monoplaza dijo basta a falta de 20 vueltas. Y es que el asturiano sorprendió a propios y extraños en la carrera, pues fue el líder de la misma durante un buen tiempo. Sin embargo, a pesar de que le abandonara la suerte, las sensaciones de su debut fueron más que positivas.

Pero no sólo ha probado suerte en la IndyCar, sino también en las 6 horas de Spa y las 24 horas de Le Mans. Dos pruebas en las que ha dejado patente que sus manos siguen siendo privilegiadas y en las que se ha vuelto a encandilar de las pruebas de resistencia. La Fórmula 1 parece estar fuera de sus planes futuros, pero aún no hay nada oficial.

¿Qué opciones tendría en Fórmula 1?

 Las opciones en el Gran Circo se van reduciendo cada vez más. La más factible se antoja la más dura para el piloto asturiano. Esta se corresponde con la continuidad en McLaren, donde hasta ahora no le han aportado la vitalidad que necesita para seguir en el Gran Circo. La escudería británica necesitaría una evolución superlativa para convencer a un Alonso que no ve su futuro ligado a la Fórmula 1. 

De hecho, en los últimos días se ha valorado la opción de formar un equipo más español que nunca. Y es que Carlos Sainz tampoco tiene asegurada su continuidad en Renault, por lo que podría marcharse a McLaren, pero no se sabe si con Alonso o con otro piloto. 

Y es que el resto de equipos se han mostrado reticentes a la incorporación de Alonso a sus filas. Es más, la mayoría de los equipos grandes de la parrilla han aprovechado para renovar a sus pilotos o cerrar ya la pareja para el año que viene. La especulación no da para mucho más de estas dos opciones, así que habrá que esperar hasta después del verano para conocer qué pasará con Fernando.