El aplazamiento de los Juegos Olímpicos ha dejado en el aire la participación de algunas de las estrellas más veteranas. Es el caso de Pau Gasol, una de las mayores leyendas del deporte español que apuntaba a Tokio 2020 como el broche final a su carrera. Una carrera que ahora deberá alargar un año más -si es que de verdad iba a retirarse este- si quiere irse luchando por las medallas en los que serían sus quintos Juegos.

Noticias relacionadas

El próximo 6 de julio, Pau Gasol cumplirá 40 años. Ahora mismo sigue recuperándose de su lesión del pie, esa que le impidió estar en el Mundial del pasado verano en el que la Selección volvió a hacer historia colgándose el oro. Esa misma lesión que le obligó a quedarse sin equipo el pasado 20 de noviembre cuando fue cortado por los Portland Trail Blazers.

Desde aquello, el mayor de los Gasol ha estado alejado de las canchas. No está siendo un proceso fácil y es que durante la recuperación ha tenido que sufrir también el enorme varapalo que supuso el trágico accidente de su 'hermano' Kobe Bryant. Ahora ve como el deporte se paraliza por la crisis del coronavirus, aunque el aplazamiento de los Juegos, en cierta medida, le favorece en sus plazos para llegar a la cita olímpica.

Pau Gasol, durante el 'Rising Stars Challenge' de la NBA REUTERS

"De momento todo marcha bien. Tengo la suerte de poder tener los medios en casa para poder seguir con la recuperación. Ahora tengo un poquito más de tranquilidad porque tendré un poco más de margen para poder recuperar el pie", decía Pau en un comunicado tras conocerse el aplazamiento de los Juegos. "Confiaba plenamente en que el Comité Olímpico Internacional tomase esta decisión", señalaba también.

Y es que la presencia de Pau en Tokio este verano no estaba asegurada. "Si no tiene una mejoría significativa en los próximos dos o tres meses es muy complicado que pueda llegar en condiciones dignas de ser una ayuda importante para la Selección", explicaba a EL ESPAÑOL en diciembre el traumatólogo y exjugador del Real Madrid de baloncesto, Alfonso del Corral. La fecha límite que fijaba era en marzo, por lo que los plazos para ver a Gasol en los Juegos este 2020 eran muy apretados.

Con mayor margen por delante, Pau Gasol tendrá más tiempo para recuperarse bien del pie. Los Juegos bien pueden ser el objetivo que se marque el ex de Grizzlies y Lakers, entre otros equipos de la NBA, y la fecha -aún por determinar, el COI estudia también abril- sobre la que trabajar a conciencia.

Pau prefiere mostrarse cauto por el momento: "Veremos cómo está la situación y cuándo podemos volver a la normalidad para poder preparar unos Juegos", decía este miércoles. Y es que la crisis del coronavirus también está afectando a los entrenamientos de los deportistas y, en su caso, a su recuperación.

Exigencia física en la NBA

Lo que está claro es que con casi año y medio por delante -si los Juegos se celebran en verano de 2021-, Pau necesitará volver a coger ritmo de competición. Eso quiere decir, volver a un equipo. En la NBA, donde ha pasado por las filas de Grizzlies, Lakers, Bulls, Spurs, Bucks y Blazers, es un jugador muy querido, pero la exigencia de las franquicias y el calendario norteamericano podrían ser contraproducentes para su físico a los 40 años.

Pau Gasol hablando con Luka Doncic durante el 'Rising Stars Challenge' de la NBA EFE

Ya son 383 días los que han pasado desde que el mayor de los Gasol jugara su último partido. Que lo vuelva a hacer en Estados Unidos cada vez parece más remoto y hacerlo en Europa empieza a ser una alternativa real. ¿Sería el Barça la opción más factible? Si bien es cierto que por el factor sentimental siempre se ha hablado de su vuelta al conjunto azulgrana, ninguna de las partes han valorado esto con demasiadas posibilidades.

Problemas económicos en Europa

Se habló de ello el pasado verano antes de fichar por los Blazers y se comentó en noviembre tras ser cortado. La realidad es que para que Gasol jugara en el Barça habría que hacer un esfuerzo económico inasumible, probablemente, por la crisis que asola al deporte y es que el Barça ya estudia realizar un ERTE para reducir daños ante esta situación.

No parece sencillo adivinar el futuro de Pau Gasol. Ni la exigencia del circuito de la NBA, ni los problemas financieros que pueden sufrir los equipos europeos juegan a su favor. Tokio 2020 en el 2021 es su motivación y el cierre que se merece a una leyenda que lo ha conseguido todo (2 platas en los JJOO, 1 Mundial, 3 Eurobasket y dos anillos de la NBA, entre otros triunfos). Y Pau agotará todas sus opciones para poder llegar a la cita olímpica.

[Más información: Tokio '2021', el último tren de Pau Gasol]