Alrededor de 1.500 hinchas ingleses, que acudieron este viernes a Ámsterdam para seguir el partido amistoso entre Inglaterra y Holanda, provocaron disturbios y peleas en la zona del Barrio Rojo, según informaron fuentes policiales.

Noticias relacionadas

La policía se vio obligada a suspender la prohibición de consumo de alcohol en público que rige para todo el distrito de la ciudad, debido a que la presencia de tantos aficionados ebrios en la zona dificultaba las labores para hacer cumplir la ley. Al menos 25 hinchas ingleses fueron arrestados desde anoche por los problemas que causaron en las calles, según informaron las autoridades.

En algunos vídeos difundidos a través de las redes sociales se puede ver cómo un grupo de aficionados ebrios tiraron cerveza sobre un barco de turistas que circulaba por los canales de la ciudad o cómo lanzaron al agua de un canal una bicicleta con el asiento infantil incluido.

Inglaterra se enfrentó a Holanda en un partido amistoso que fue acogido por el estadio Johan Cruyff, en el sureste de Ámsterdam, que sirvió de preparación para el conjunto inglés de cara al Mundial de este verano en Rusia. Los visitantes se impusieron por 0-1 gracias a un gol de Jesse Lingard en el minuto 59.