Pep Guardiola ha sido protagonista en las últimas horas por unas potentes declaraciones realizadas contra la UEFA y contra la FIFA en las que ha criticado duramente las intenciones interesadas de ambos organismos. El entrenador del Manchester City asegura que las dos instituciones están ahogando a los futbolistas con tantos partidos. 

Noticias relacionadas

Además, el entrenador catalán considera que su única motivación es el dinero y que por ello buscan crear competiciones carentes de sentido y ampliar las ya existentes para que cada vez haya más y más encuentros con los que obtener más y más ingresos, pero sin pensar en los jugadores y en los clubes. 

Guardiola, que hace unos días criticó también la creación de la Superliga, el único plan sólido que se ha creado en los últimos años para intentar combatir la corrupción de la FIFA y el monopolio de la UEFA que solo ven a los jugadores como su propia mercancía, ha querido atizar con fuerza a la otra parte implicada. 

Pep Guardiola dirigiendo un partido del Manchester City Reuters

Su club, el Manchester City, tras ser convencido por Aleksander Ceferin, presidente de la UEFA, y por su socio Nasser Al-Khelaïfi, presidente del PSG, para dejar la Superliga Europea, puso la primera palada de arena para intentar enterrar el proyecto más importante jamás creado ya que tenía como fin terminar con las malas artes de la UEFA. En Inglaterra ha sido el lugar donde más protestas se han podido ver contra el nuevo proyecto del fútbol europeo

"Vamos a tener que pedir a la FIFA o a la UEFA que extiendan el año a 400 días en lugar de 365 para jugar más partidos. No soy un experto en la Champions League, sólo pido reducir el calendario y tener más tiempo entre partidos. Los que deciden son otros, yo doy mi opinión. Si deciden que hay que jugar 10 partidos más, pues adelante".

Esa fue la crítica que Guardiola quiso hacer contra el actual sistema montado por las instituciones presididas por Infantino y Ceferin y contra el nuevo modelo de Champions presentado que incrementará aún más el número de partidos que los futbolistas de primer tendrán que llevar a cabo si quieren pelear por todos los títulos. 

Fútbol y negocio

Pep también quiso dejar zanjado el tema de la Superliga apelando a la búsqueda de la igualdad tanto en el deporte como en la sociedad y dándole valor a la lucha por los derechos humanos: "Todo el mundo en su trabajo tiene una parte importante de negocio. El fútbol también es negocio. Todos los equipos y los aficionados quieren a los mejores jugadores... y para eso hay que ficharlos. El capítulo ya está cerrado".

Pep Guardiola dando indicaciones en la banda Reuters

"Todos los clubes han sacado sus comunicados y hay que seguir, aprender de ello. Hay que buscar igualdad en derechos humanos y en deporte, así la sociedad será mejor". "Estoy seguro de que se puede hacer más, hay muchísimas cosas en nuestra sociedad que pueden mejorar", decía en favor de la lucha contra el racismo.

Por último, Pep habló sobre la posibilidad que tendrán próximamente de sumar un nuevo títulos a sus vitrinas, ya que disputan la final de la Capital One Cup frente al Tottenham, que acaba de destituir a José Mourinho: "Nos merecemos estar en la final. Las semifinales fueron duras y ahora queremos ganar. Tenemos un ojo puesto en la Champions League y en el Crystal Palace. Sí, queremos ganar la copa, pero el PSG está ahí. La Premier League es el título más importante, clasificarse para la Champions League es el siguiente, luego está la propia Champions League, después la FA Cup y luego la Copa de la Liga, pero queremos ganar todos los partidos".

[Más información: El 'factor Boris' dinamita la Superliga: su antieuropeísmo también rompe el fútbol]