Querido lector: si usted era niño en los primeros 2000, aficionado al deporte, más concretamente al fútbol, y seguidor del Real Madrid, no se indigne, pero no ha tenido infancia si no sabe lo que es la 'Gravesinha'. ¡Cómo olvidar aquel rodillazo de Thomas Gravesen contra el césped mientras conducía la pelota en un encuentro ante el Sevilla! O, mejor dicho, "el amague-regate en el que rótula, menisco y ligamento cruzado están al servicio del espectáculo".

Noticias relacionadas

Fue la aportación más notoria del centrocampista danés al equipo blanco durante la temporada y media que pasó en la capital española (mitad del curso 2004-2005 y el de 2005-2006 entero). Esa y una pelea con Robinho en plena concentración veraniega que llevó a que Fabio Capello le expulsase de un entrenamiento y le pusiera la cruz: fue traspasado al Celtic de Glasgow poco después.

En el Everton, donde mejor le fue además de en el Hamburgo, coincidió con James McFadden. El delantero escocés se ha encargado de revelar otras locuras ocultas de 'El Ogro' en una entrevista. La primera, en la frente y sobre la personalidad de Gravesen: "Era un tipo diferente. La persona que, en un grupo, tratas de evitar. Era el tipo más hiperactivo del mundo. Todo el rato".

McFadden no duda en tildar de "loco" a su excompañero por episodios como el siguiente: "Una vez trajo una pistola de paintball al entrenamiento y empezó a disparar a todo el mundo". Aún hay más: "La habitación de los fisios estaba al lado de un campo de entrenamiento. El fisio estaba corriendo con los jugadores lesionados cuando Tommy apareció con fuegos artificiales y un gran cohete y disparó hacia él".

El jugador de Velje también era peculiar fuera de los terrenos de juego, sin duda. "Solía quedarse en el piso de Lee Carsley, no le gustaban las facturas. Tenía un gran coche y en invierno se compró un Megane porque 'era un coche de invierno', como decía", recuerda también McFadden sobre Gravesen. Alguien que, de una forma u otra, siempre dejaba huella allí por donde pasaba. "Si pudiera repetiría todo otra vez", afirmó al retirarse en 2009. Y cuánto se lo agradeceríamos.