Joan Laporta se ha encontrado con un problema imprevisto que amenaza su presidencia en el Barcelona. La candidatura del electo vive horas frenéticas en busca de un aval que confirme financieramente su victoria en la votación del pasado 7 de marzo. Tiene todo el día de hoy y el miércoles para entregar a LaLiga la documentación que confirme un aval de 124,6 millones de euros de los que faltan ahora mismo 74.

Noticias relacionadas

La ley deja claro que Laporta y su junta deben avalar el 15% del presupuesto del Barça, esos 124 millones. El artículo 54 de los Estatutos del club azulgrana señala que si no se formaliza el aval de la manera correspondiente "no se producirá la toma de posesión de la Junta elegida y se considerará vacante este órgano de gobierno, con lo cual se constituirá automáticamente la Comisión Gestora". Hay riesgo de otras elecciones.

El sábado estaba todo montado para presentar el aval, pero la renuncia de Jaume Giró, que debía ser el vicepresidente económico, lo trastocó todo. Giró era uno de los grandes aportadores de capital de la nueva junta directiva, haciendo valer su importante patrimonio, y Laporta le ofreció seguir con menos responsabilidades, pero no aceptó.

Joan Laporta y Jaume Giró, durante un acto de la campaña de Estimem el Barça. Foto: Twitter (@estimemelbarca)

Todo estaba listo hasta antes del adiós de Giró hasta el punto que el Banco Sabadell avalaba los 124 millones de euros. Pero al sumar los patrimonios de los directivos, sin el de Giró, la suma se quedó en solo 50 'kilos'. Es decir, que faltan 74 millones que hay que encontrar a contrarreloj y es dónde aparecían los fondos de inversión estadounidenses.

Negociaciones con Audax

Laporta ofreció entrar en la directiva y contactó con el fondo de inversión HPS Partners. Este, sin embargo, quedó descartado al aparecer en escena la empresa de energías renovables Audax, presidida por José Elías. Si bien este no reúne las condiciones para ser directivo (por antigüedad de socio), sí era el caso de Eduard Romeu, mano derecha de Elías.

Y otra vez, cuando Laporta parecía superar el mal trago, con Elías como hombre fuerte en el campo financiero del club relevando a Giró, las negociaciones se rompieron. Quedó una conversación pendiente que se llevó a cabo este mediodía, la cual ha desencallado las negociaciones otra vez.

Laporta y su junta y Audax se quedan sin tiempo para llegar a un acuerdo sobre las responsabilidades de Romeu en el club. Además, se tienen que cerrar temas como la validación al contraaval del Sabadell, que pide que Audax responda por hasta 75 millones. La otra opción sigue siendo HPS Partners, pero el capital que esta empresa dejaría lo cobraría con un interés del 7%, lo que obligaría al club a pagar más de seis millones de euros al año.

[Más información: Duro golpe para Joan Laporta: dimite el vicepresidente económico de su proyecto, Jaume Giró]